Facebook Twitter Google +1     Admin

El haiku de Juliana: nuevo texto

20100420191553-monja20jpg1.jpg

 

El haiku de Juliana


Aquella mañana Juliana se levantó de buen humor. En cuanto llegó al comedor del convento, se dirigió a la Madre superiora, una señorona entronada en su silla de ruedas probablemente desde antes de sentir la llamada del Altísimo.

-Buenos días, Madre.

-Que el Señor esté contigo, respondió, con la boca llena de trozos de magdalena y café.

Un beso en la frente rescató a la anciana y le permitió seguir devorando el desayuno; fue un beso veloz, como una disculpa que se pide entre dientes, cálido, como un apretón de manos entre diplomáticos, mil veces falso y tan sólo en contadas ocasiones sincero, oscura sinécdoque de un amor prohibido.

-Juliana, hermana, ¿sabes que las internas están escribiendo poemas japoneses muy breves... haikus?

-No tenía ni idea, madre.

-Ayúdalas escribiendo uno para ti. A ver qué se te ocurre.

..."

Leer el relato entero aquí.

20/04/2010 19:15 davidov3 #. Mis escritos

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris