Facebook Twitter Google +1     Admin

"Cualquiera regalaría su premio Nobel por que le hicieran esto", dijo Celso Fernández Sanmartín

Ayer nos visitó Celso Fernández Sanmartín, poeta-cuentacuentos-ecologista-hombre de mundo, y en el Club de lectura "A árbore vermella" le dieron un recibimiento que él no se esperaba.

En efecto, las profesoras del club de lectura (Marita, Antonia e Isabel), con la inestimable y exhaustiva colaboración de Víctor (profe de plástica), estuvieron trabajando duramente con los alumnos y alumnas del club para dar una acogida excepcional a Celso.

No sólo leyeron sus poemas, recogidos en el libro Fucsia, talladas, estampados, boca; además diseñaron prendas siguiendo los poemas, inspirándose en el profundo amor a la naturaleza que el poeta demuestra en cada verso.

Además, grabaron lecturas simultáneas de poemas en la biblioteca, en el río, y decoraron todo el instituto con tendales en los que se podía ver el resultado de meses de lectura, costura y entrega.

Una jornada maravillosa, soleada, en la que reinó el respeto por el medio ambiente, la pasión por la poesía, una sucesión de regalos recíprocos (Celso nos regaló poemas que le cautivaron, cuentos fascinantes y experiencias; nosotros le regalamos una camiseta, todo un instituto decorado al hilo de sus poemas, una presentación de powerpoint que refleja el trabajo realizado por nuestros niños).

Y ante todo fue un regalo para los que tuvimos el privilegio de estar ahí, presenciando una sesión revolucionaria en la que hhubo una asistencia masiva de alumnos (normalmente en el club de lectura son unos veinte alumnos, cifra sorprendentemente elevada tratándose de una actividad extraescolar y voluntaria en la que básicamente se lee; pero ayer pasaban de la cuarentena...).

Celso nos demostró que es un ser excepcional, que tiene una capacidad de ver, de sentir, de percibir, de compartir que escapa a lo habitual. Es un narrador de lujo que te envuelve con su dicción melodiosa, rítmica, incesante: de su boca emanan a borbotones las palabras, te sumerge en su discurso y lo salpica de anécdotas, citas, frases, personajes entrañables, situaciones cómicas y dramáticas entremezcladas... Teje una telaraña maravillosa de la que uno no quiere salir.

Como poeta, además, es sorprendente, tiene unas imágenes complejas y a la vez plásticas, muy sensitivas. El vídeo que encabeza el artículo es un ejemplo de lo que para él es la poesía.

La sesión de ayer fue un regalo que quiero atesorar entre mis mejores recuerdos, y los artífices de todo fueron, en primer lugar, los profesores que articularon todos los medios para que tuviera lugar:

a) Marita, una profesora de la que todo alumno dice y dirá siempre maravillas, no sólo por el cariño que transmite a sus alumnos, sino por todo lo que les enseña, por la luz que les regala en cada clase. Un ser entrañable, espléndido en el sentido más amplio del término, todo generosidad y amor: defiende un sistema de valores que choca frontalmente con la idea aún vigente de escuela; ama a Galicia con todo su ser y sabe defender su opinión en cualquier foro de debate. Supo atraer a muchos niños al mundo de los libros, y sin ella nada de esto tendría sentido, no sólo porque ella fundó este club de lectura, sino porque ella es el tronco del que salen sus ramas. Mil gracias, Marita;

b) Antonia, una profesora que aunque este curso no está en la plantilla del Chivite es absolutamente imprescindible en el club de lectura. Todos sus alumnos la paran por la calle, se le acercan con preguntas, con ganas de charlar con ella, porque Antonia también desprende esa luz que hace sentirse grandes a todos los que tienen la suerte de conocerla. Tiene la fuerza de un volcán, sabe hablar sin rodeos, y esa sinceridad la protege del mismo modo que a Atenea la cabeza de Medusa en su escudo: cualquiera que venga de frente sabe con quién se encuentra. Ella también ha estado trabajando mucho, leyendo con los niños, disfrazándose con su traje de hojas y apoyando en todo momento al club del que es parte esencial. Mil gracias, Antonia;

c) Isabel, una profesora que con su humanidad inagotable, su encanto personal, su voz de sirena y sus ojos de musa sabe tratar a cada alumno y persona del modo que le corresponde. Ningún alumno podrá decir nada malo de ella: todo lo contrario, con su carácter cercano y preocupado, dulce pero firme, ha sabido hacer de una lengua extranjera algo más que una asignatura. Sin sus habilidades informáticas, su espíritu incansable y su afán de mejora continua las presentaciones de power point que tan bien resumen el trabajo diario del club no podrían existir. Gracias a ella cualquiera ajeno a nosotros podrá hacerse una idea de qué ocurrió, y esa habilidad de sintetizar poéticamente lo que fue no la tenemos casi nadie. Como parte esencial del club y como hormiguita trabajadora que pasó muchas noches en vela por que lo de ayer tuviera lugar se merece las máximas felicitaciones. Mil gracias, Isa;

d) Víctor, un profesor que además de profesor es arquitecto, artista, genio y humanista. Un ejemplo a seguir en muchos ámbitos, un hombre que es capaz de amar profundamente su tierra sin dejar de querer a todos los seres humanos por el mero hecho de serlo. Un profesor absolutamente heterodoxo que ha sabido meterse en el bolsillo a aquellos compañeros y alumnos capaces de valorar y entender su filosofía pedagógica. Un revolucionario que no duda en decir esta boca es mía aunque a veces tengamos que pagar por nuestras ideas. Un valiente que nunca estará solo porque muchos seguimos (como podemos) sus huellas de luz. Este proyecto se nutrió en gran medida de los trajes y dibujos que sus alumnos elaboraron bajo su varita mágica. Mil gracias, Víctor.

En segundo lugar, no por ello menos importante, hay que agradecer a los niños que cada día vinieron a las sesiones del club con la ilusión que sólo unos pocos demuestran hoy por la letra escrita. Niños y niñas de todas las edades, con situaciones familiares y personales de lo más variopinto, con expedientes académicos de diez y de uno, con perfiles sociológicos antitéticos: niños y niñas que han mantenido encendida la velita que este club ha encendido hace ya años y que aún escapa de las embestidas de vientos, tormentas y algún que otro resoplido mezquino, todas ellas fuerzas incapaces de parar al futuro, ese futuro que son ellos, esa fuerza abrumadora que se resiste a la pereza de la hora de la siesta y el tuenti en casa para salir con el estómago lleno (o no), caminar desde casa, volver al instituto en tardes soleadas, meterse en la biblioteca y soñar, soñar mecidos al ritmo de las palabras que este club tan especial selecciona, siembra, cultiva, vendimia y reparte cada jueves a las cuatro y media. Niños que han trabajado mucho, que han leído, que han buscado tiempo para compaginar eso con sus clases y exámenes, niños que llenaron ayer la bilbioteca.

Muchas gracias a todos.

 

18/03/2011 14:18 davidov3 #. Literatura

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: teresa

Qué bonito todo. Enhorabuena a tod@s, por hacer, por estar y por ser. Sobre todo, por ser.

Bicos

Fecha: 18/03/2011 17:15.


gravatar.comAutor: yoli

David! que bonito! cómo extraño eso! a ver si podo ir a facervos unha visita algún día, pero teño clase todos os viernes... a ver si nalgún festivo de aquí! alégrome de que todo ben! gracias por eses anos! bicos.

Fecha: 18/03/2011 22:38.


gravatar.comAutor: yoli

ah e por suposto! felicidades por ese traballo e horas extraescolares! polos conciertos de carrillós, metalófonos, etc!!! esos nervios antes de conciertos! morriña... gracias. saludos a todos! (yoli:curso 2009-2010, música: 2008-2009)

Fecha: 18/03/2011 22:46.


gravatar.comAutor: Anxo

¿Pra cando uns renglóns sobre a dobre moral de ZP, agora paladín da guerra en nome da liberdade e polo saqueo do petróleo libio?

¡Non a guerra!
¡Galiza ceibe!

Fecha: 20/03/2011 15:53.


gravatar.comAutor: Non á guerra

PSOE, PP, a misma merda é!
Asasinos!

Fecha: 21/03/2011 19:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris