Facebook Twitter Google +1     Admin

Adivinanza poética: ¿a quién esconden estos versos?

20100928131907-images.jpeg

SONETOS DEL ARPA DEL AVE FÉNIX

Dedicado a mi amiga Antonia, para que como el Ave Fénix renazca una y otra vez de sus cenizas de azafrán, amapola, sandía y magma.
 
Génesis - Primavera - Allegro de sonata
 
Nadando entre los flujos maternales
Alcanza forma al fin la criatura.
Zoólogos apuntan su figura.
Cuando descubren raros animales,
Observan con asombro sus dos ojos,
Cuencas hermosas, llenas de azufre,
Azafranada voz del que ya sufre
Dorando pieles entre crueles tojos,
Adivinado su maldito hado,
Luciérnagas escapan con sus luces,
Uniéndose a la crüel estampida
Negando paz al triste, no malvado.
Escurriendo el bulto marcan tres cruces,
Solo sombras le legan, y bebida.
  
Desarrollo - Verano - Andante con motto
 
Creció muy poco a poco entre desdichas,
Rugiendo sus entrañas maceradas,
Extirpando las alas a las hadas
Zozobra como peón entre las fichas.
Consigue ver la luz, desconocida,
Oscuras líneas trazan su perfil:
Estrecha su cintura garra vil
Lamiendo su cerviz escarnecida.
Maldito desde siempre, ya sin cuna,
Acuna sueños rotos entre prisas,
Recuerda con nostalgia los abrazos,
Tiernos, ajenos dones de dos lazos,
Extenuado entre ecos de otras risas,
Sumido en soledad: un alma bruna. 
 
Expansión - Sequía - Coda
 
Resquebrajaba su sombra el asfalto,
Intuía voces en la lejanía,
Orgulloso de no deber valía
Espera a la noche, mentón alto.
Largas carcajadas que pisoteaban
Muchas veces sus ideas, nocivas
Irreverente fruto de festivas,
Estúpidas almas que "todo amaban".
Restriega con sus manos las ortigas,
Cosecha propia en su jardín casero,
Oscura guarnición, siempre amigas,
Lamiendo ya sus brazos, su trasero,
Erguidas como naipes entre dueños
Son ensalada y sopa, ¡fuera sueños!
  
Consolidación - Otoño - Minuetto
 
Murmura entre las sobras nuestro amigo,
Ahora aquí lo digo, pues es cierto,
Durante estrofas quise hubiera muerto,
Usted verá si coincide conmigo.
Rumores son Tumores con café,
Oscuridad engulle toda ciencia,
Estando a mala saña, sin paciencia,
Lucrando orgullos, vanos sin el Té.
Juegan a odiar lo que les es ajeno,
Untando con el lodo del "yo sé",
Esperando caer bien al que escucha,
Viendo que son cómplices en cruel lucha,
Extienden sin piedad su fiel veneno
Sorbiéndose los mocos del "no sé".  
 
Desgaste - Hojas caídas - Trío
 
Su nueva esencia, ahora reconocida,
Unánimes aplausos atesora,
Fieles por moda a tal o cual señora,
Rugiendo entre el "adiós" y "bienvenida".
Oscuro, nuestro amigo, reconoce,
Entre los ruidos que se arremolinan,
Limpias voces, las menos, que examinan
Voluntades inquietas con el goce.
Ignora el alcance de los hechos
Estudiados de cerca, con la lupa,
Retozan buenos mozos en sus lechos
Nadando entre fatigas que él agrupa
Extensas entre cargas y descargas,
Suspirando sin prisa, siempre amargas. 
 
Derrota - Invierno - Tema y variaciones
 
Olvida pronto todo el mal pisado
Limpiando su zurrón en buen viñedo,
Viendo su sino afín a aquel de Olmedo
Inaurugura el buen vino sin pasado:
Doradas uvas rotas, azotadas,
Obleas endeudadas, estridentes,
Estrofas de himnos rancios entre dientes
Liman almas de fieles, azoradas.
Salpica tu osadía, amigo enfermo,
Aquellos ecos tercos de la infancia,
Basados en mi ilusa ignorancia,
Atados a deseos infantiles
Dotados de almas fértiles, no viles,
Ósculo episcopal de hombre yermo.
 
Muerte - Primeras nevadas - Fuga
 
Mirando atrás la vida del torcido,
Uniendo siempre imágenes y sones,
Esponja de calamidades, dones,
Reducida a estos versos que mido.
Obseso, retorcido, exiliado,
Esbelto, misterioso, señorial,
Líder de logias, seco, tutorial,
Directo, triste, mil veces amado.
Objeto de atropello infame, tuerto,
Mil veces perseguido, tres hallado,
Infamemente devorado al filo
Nocivo de las armas del pasado,
Grande ante los ojos del gran Río Nilo,
Obviado ser lo besa: yace muerto.


Resurrección - Primavera - Sonata Da Capo
 
Preguntan en el pueblo por el hombre,
Estando en tiempos tristes maltratado,
Recogido su nombre con buen hado,
O en todo caso con un nuevo nombre.
Vuelven las golondrinas atrevidas,
Un día fueron odiadas por su suerte,
Esquivas, se burlaron de la muerte,
Librando sin medida aquí sus vidas.
Viene la vida y viene el descanso;
Oyendo los lamentos y los llantos
A ver quién llegó, o quién tocó la orilla
Serena del río eterno, olvido manso,
Espera impaciente la sucia quilla
Rasgando el aire nuevo tras los mantos.

 

Si quieres leer las claves interpretativas de los sonetos cliquea aquí.

28/09/2010 13:19 davidov3 #. Mis escritos

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: susan

holaaaaaaaaaaaaaa a mi me parese que esto no dice nada de nada

Fecha: 10/06/2013 19:50.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris