Facebook Twitter Google +1     Admin

Divide y vencerás

20110518121519-alcanza-zanahoria.gif

Cliqueando aquí accederéis a esta noticia aplaudida por bastantes, temida por otros muchos. Una medida que logrará dividir lo suficiente a la sociedad como para permitir actuaciones peligrosamente segregacionistas entre el alumnado, los centros, los padres, y dejar vía libre a un gobierno que destruye todo lo que toca y, como Atila el huno, deja tras sí una senda de aniquilación irrecuperable.

Me permitiré una interpretación párrafo por párrafo de la noticia, para terminar extrayendo conclusiones:

"La Xunta premiará con más dinero y recursos a los colegios que mejoren el éxito del alumnado. Seleccionará a los centros que se comprometan en su proyecto a aumentar el nivel en lectura, cálculo y escritura"

¿Quiere esto decir que aquellos (sólo aquellos) centros con más éxito del alumnado recibirán medios para mejorar? ¿En concepto de qué se concede ese premio? ¿Para que ese éxito, conseguido a partir de la nada, se pueda repetir? ¿O no será más bien que aquellos centros lo suficientemente bien dotados como para mantener un nivel de rendimiento óptimo recibirán más material y dinero para perpetuarse y acabar creando una división entre centros de primera y centros de segunda? ¿No será más bien que de este modo los centros en los que ya hay un alumnado selecto se verán recompensados, dando a los padres un listado de institutos y coles de clase A y otro de clase B ? (hablo de centros públicos en los que, con artimañas indemostrables pero públicas y notorias, se preselecciona al alumnado, rechazando a alumnos previsiblemente problemáticos - inmigrantes, gitanos, familias desestructuradas, alumnos con n.e.e., discapacitados...- con sistemas de puntuación falseados para colar a algunos "conocidos" que nos mejorarán los porcentajes en selectividad y comportamiento)

Cuando añade, tras el título inicial, que "seleccionará a los centros que se comprometan en su proyecto a aumentar el nivel en lectura, cálculo y escritura", ¿no deja entrever una idea peligrosa en malas bocas? La idea, me explico, de que quizá no todos los centros están igualmente interesados en aumentar esos niveles, tan básicos por otra parte.

¿No se está dejando caer la peligrosa idea de que NO TODOS LOS CENTROS EDUCATIVOS SON IGUAL DE BUENOS, o lo que es lo mismo, PASEN Y VEAN, ENTREN EN MI CENTRO, EL "IES X", AVALADO POR ESTA CONCESIÓN DE TAL PREMIO Y TAL OTRO, QUE A DIFERENCIA DE ESE OTRO IES, ESTÁ REALMENTE INTERESADO/COMPROMETIDO CON QUE SU HIJO APRENDA A LEER Y A SUMAR, EN SERIO, NO COMO EN OTROS LUGARES.

Esto apesta, en serio, es nauseabundo.

Con titulares como este NO me extraña que haya padres que piensen (con o sin conocimiento de causa, que para opinar ancha es Castilla y de educación aquí sabe todo el mundo) que no todos los profes buscamos lo mejor para sus hijos. NO me extraña que haya padres que trabajan en la Enseñanza pública y metan a sus hijos a estudiar en la privada, NO me extraña que haya padres que nos señalen con el dedo y pongan en duda nuestra profesionalidad o nuestra integridad basándose en titulares como este.

"La Xunta pretende premiar con más "dinero, recursos y personal" a los centros educativos que logren mejorar los resultados del alumnado. Esta iniciativa para incrementar el éxito escolar y la calidad de la enseñanza supondrá "un cambio sustancial" en el sistema educativo de Galicia si se suman una mayoría de centros, ya que los fondos públicos dejarán de repartirse como hasta ahora para distribuirse en función del rendimiento, la eficiencia y la tasa de éxito que presente cada colegio, tanto de Infantil y Primaria como de Secundaria."

Este primer párrafo no arregla nada. ¿Qué es eso de "mejorar los resultados del alumnado"? ¿Conseguir que saquen mejores medias? ¿Conseguir que aprendan más? ¿Ser capaces de transmitirles más conocimientos de más materias en menos tiempo? Creo que hasta ahora los docentes, en mayor o menor medida, siempre se se han caracterizado por esa intención; quizá suene bucólico o utópico, pero creo que la idea de formar individuos críticos, con conocimientos, con destrezas comunicativas y procedimentales claramente desarrolladas, con gusto a la hora de seleccionar qué consumen y con una concienciación en los temas transversales es ese horizonte ideal al que todos aspiramos. Está claro que aumentar el número de materias por curso, la edad máxima de obligatoriedad de los estudios secundarios, reestructurar continuamente los sistemas de estudio y no atender con los medios humanos imprescindibles a una diversidad de aula tan amplia como la que tenemos (alumnos inmigrantes, con n.e.e., con discapacidad, con superdotación intelectual, etc) es muy complicado. Plantearse premiar a quien "logre mejorar" los resultados nos lleva a un camino que se bifurca en dos direcciones muy peligrosas: la primera, que aquellos centros en los que hay poca diversidad, pocos conflictos, mucho material, padres que pagan cuotas mensuales y favores de la administración sean los que MEREZCAN ese premio, ese reparto desigual de los recursos, ¿por qué? porque mejoraron los resultados, es decir: desde un punto de vista empresarial, no humano, tratamos a los centros de enseñanza como fábricas con resultados mejores o peores, y en función de eso les damos un premio o los apuntamos en la lista de los de segunda clase. La otra opción, también peligrosa, es que los profesores con alumnos complicados y una diversidad de aula complicada de atender SUBAN LAS NOTAS, consiguiendo crear ese espejismo de "MEJORA" que tanto los va a agobiar.

También pone "incrementar la calidad de la enseñanza". ¿Esto quiere decir que sin la motivación de la zanahoria delante del caballo no se cree en la posibilidad de mejorar? Es triste, muy triste, y casi casi empieza a dar miedo. Porque de ahí también se deduce la idea de que el dinero hace la calidad. Y no es cierto. Claro está que sin medios no hay éxito, y el dinero paga los medios. Pero llenar un aula de 1º ESO de ordenadores implica un gasto económico y (DEMOSTRADO QUEDÓ CON EL PROYECTO ABALAR) no es garantía de éxito o mejora académica.

Finalmente, "los fondos públicos dejarán de repartirse como hasta ahora". Debo reconocer que no sé cómo los reparten, pero esto me hace temer lo peor: tengo un centro X que está bien situado, con alumnos poco conflictivos, me apunto en la lista de centros guays, mis nenes sacan unas notazas deslumbrantes y aún encima me premian con dinero, medios y estatus. Si por el contrario tengo un centro Y que está en una zona marginal, con alumnos problemáticos, con grandes conflictos dentro y fuera del aula, y sus notas no son comparables a las del centro X, no sólo NO me van a ayudar a mejorar mi situación, sino que se verá agravada por la mejora del centro X, que me deja sin medios y crea poco a poco, curso a curso, un abismo insalvable entre su centro y el mío. En unos años nadie querrá que sus hijos estudien aquí...

"Para seleccionar a los centros, Educación tendrá en cuenta las actividades para mejorar las competencias en escritura, lectura y cálculo, además de acciones concretas para los alumnos que necesiten refuerzos educativos, para los que tengan un expediente brillante. Puntuarán, asimismo, acciones para evitar conflictos en el aula y los logros en reducción del abandono escolar temprano."

¿Quiere esto decir que un centro en el que no haya superdotados tiene menos probabilidades de recibir premios que el que sí? Ya veo los teléfonos echando humo para que Fulanito y Menganito se matriculen en el centro X y no en el Y... ¿Quiere esto decir que los centros en los que haya expedientes disciplinarios o conflictos entre alumnos se verán perjudicados por entender que "no llevaron a cabo acciones para evitar conflictos en el aula"? Me gustaría ver cómo se dan conflictos en aulas donde hasta el alumno más vago y problemático de la clase tiene una familia pendiente de él, pagando un pastizal para que el niño apruebe de una maldita vez las asignaturas que suspendió el curso pasado por culpa de sus profesores... No sé cómo se puede PREMIAR CON MEDIOS a quien ya los tiene, dejando fuera de su alcance a quien realmente los necesita pero carece de ellos. Es la peste de dar más ganancias en época de crisis a quien ya vive holgado y echar más tierra por encima a quien tiene el agua al cuello. Esto es política por y para ricos, creando y potenciando la desigualdad, usando la varita mágica que distingue al bueno del malo, y que para ello se reduce a los resultados académicos y a la ausencia de conflictos. Privatización. Una palabra que no en vano empieza por P. ¿De qué me suena? ¿Usarán como eslógan aquello de "la letra con sangre entra"? Seguro que muchos de estos profes que aplauden con las orejas ante estas medidas segregadoras y (casi) fascistas ven cerca aquellas aulas silenciosas donde sólo se oía el eco de la voz del profesor y los alumnos levantaban religiosa y organizadamente las manos para pedir la voz.

Haré la comparación que el otro hacía entre países pobres y ricos: no puedes coger a un muerto de hambre, ponerle ropa de atletismo y ponerlo en la carrera compitiendo con otros que llevan meses entrenando y son capaces de llegar rápidos como el trueno. Es injusto. No vale de nada pedir los mismos resultados a centros bien dotados que a centros necesitados de medios. Es populista y barriobajero. Nos merecemos un respeto, al menos la presunción de que somos lo bastante inteligentes como para percibir ese engaño. Esto no es una timba de póker en la que se especule con ases en la manga, no queremos tahúres que nos hagan soñar con premios cuando el dinero con que los pagan debiera ser repartido entre todos, queremos gobernantes que ayuden a la sociedad a mejorar.

"¿Cómo se incentivará a los centros que se esfuercen en la mejora de la calidad educativa? Mediante la firma de contratos-programa con los colegios que elaboren un proyecto para mejorar la educación, con las actuaciones necesarias para alcanzar unos objetivos, y que sean seleccionados por la Consellería de Educación, en función también de la disponibilidad presupuestaria del departamento educativo. Iniciativas de este tipo ya se han puesto en marcha en Canarias, Cantabria y Asturias, según los sindicatos.
Será el equipo directivo de los centros que se adhieran a estos "contratos-programa" el que planifique las actuaciones del proyecto de mejora, con posterior aprobación del consejo escolar, justificando los logros que busca y fijando los recursos que necesita para las acciones de mejora. Tendrán un mes desde el día que se apruebe la resolución.
Evaluación de resultados. "

Aquí ya empiezan a salir palabras concretas y letra pequeña. Palabras concretas, como "contratos-programa". ¿Se supone que a partir de ahora, y debido a esos "contratos", podrá haber opiniones ajenas a los propios centros para tomar decisiones? Quiero decir, uniendo esto con la Ley de convivencia (que a demás de abrir las puertas a la imposición del uso de uniforme da voz y voto a los padres en lo que respecta a las materias y otros condicionantes que tendrán repercusión en la formación de sus hijos; lo del idioma ya lo han hecho gracias a Feijóo), creo que ahora algunos padres se sentirán mucho más en condiciones de imponer a la comunidad educativa determinadas decisiones, ya que el centro de su hijo pertenece a este contrato-programa de (digámoslo así) excelencia.

Pero digo que también aparece la letra pequeña, ya que hay ese condicionante que tan sibilinamente acompaña (siempre empequeñecidamente) al nubarrón que nos llama la atención, para ver si cuela (y colará, claro): "y que sean seleccionados por la Consellería de Educación, en función también de la disponibilidad presupuestaria del departamento educativo". ¿¿No resultaría mucho más fácil, simplemente, dotar un poco mejor a TODOS AQUELLOS CENTROS EDUCATIVOS QUE CLARAMENTE DEMUESTREN CADA DÍA UNA NECESIDAD APREMIANTE DE MÁS MATERIAL, humano y tecnológico, pero sobre todo HUMANO, y dejarse de contratos y pamplinas??

Creo que ese contrato lo tenemos todos desde el momento en que aprobamos una oposición y decidimos dedicar nuestra vida profesional a la formación de la población. Ese es el contrato, sin necesidad de premios, ya está bien de prebendas y estupideces, ya vale de tanto sectarismo.

Nos están dividiendo miserablemente, cuando en realidad el objetivo creo que es uno y único: TENEMOS QUE FORMAR PERSONAS, da igual la rama, la asignatura, el nivel... Eso ya se alcanzará de uno u otro modo.

Voy a permitirme la pataleta de un símil.

Es como si ahora yo cojo y creo un club de veterinarios exclusivos. Hay una pluralidad de profesionales que se dedican a trabajar por el bien común (por supuesto, ganándose la vida, pero no olvidemos que su trabajo no consiste en otra cosa más que proporcionar salud a las mascotas o animales de granja de unos ciudadanos). Imaginemos que por problemas de crisis económica deja de haber subvenciones, deja de ser gratuíto el saneamiento de reses (pero no deja de ser obligatorio), deja de haber suficientes profesionales porque muchos de ellos se van a otros países donde se les paga mejor por lo mismo... Imaginemos que yo soy legislador y quiero asegurarle trabajo y beneficios a ciertos amigos míos. Pues bien, hago una ley con la que "premio" a aquellos que más animales salven, a aquellos cuyos resultados laborales sean mejores. Con ese comportamiento NO ESTOY PREMIANDO UN MÉRITO, estoy creando un abismo que separa al que estaba bien del que estaba mal, y que se traduce en un AHORA CIERRAS TÚ Y YO SIGO CHUPANDO DEL FRASCO, o lo que es lo mismo: el dinero que tenía que haber repartido entre ocho se lo doy, en concepto de premio, a dos, y dejo a seis fastidiados pero con una lección aprendida, porque no fueron lo suficientemente buenos.

Esto está dejando de ser público, está empezando a cambiar las cosas de lugar dando una idea equivocada de cambio o progreso, pero realmente es un ATENTADO contra la libertad y contra la igualdad.

Nos quitan profesores porque hay que hacer recortes, pero se fomenta la creación de secciones bilingües y se contrata a profesorado nativo para que aquellos alumnos escogidos puedan recibir una pronunciación RP y hablen el British English con el que puedan deslumbrar algún día a algún alto ejecutivo en el cuarto café de la mañana.

Se quitan PT y AL, se dejan desamparados muchos casos de niños con discapacidad y n.e.e. y sin embargo creamos contratos-programa que hacen mejorar a unos cuantos centros seleccionados entre los que levanten la mano pidiendo ayuda para ver a quiénes premiamos.

Creamos asignaturas optativas nuevas (por ejemplo) en el departamento de filosofía (me refiero a Filosofía del derecho) pero le quitamos una hora semanal a la asignatura clave (Historia de la filosofía): TRADUCCIÓN = LE QUITAMOS UNA HORA Y A VER SI CONSIGUE DIEZ ALUMNOS MATRICULADOS EL CURSO QUE VIENE!!! Pero, por otra parte, las horas de religión son (y nunca mejor dicho) SAGRADAS E INTOCABLES.

Cambiamos de nombre las cosas, y lo que antes era una subvención o una partida económica que beneficiaba un poco a muchos centros con una problemática demostrada, ahora se llama premio, y requiere que muchos firmen contratos, que los lleven a cabo, y EN FUNCIÓN DEL RENDIMIENTO ya veremos a quién le toca la zanahoria.

Ya sabíamos que estando el PP en la Xunta las cosas iban a destrozarse, y mucho, pero ¿¿TANTO?? Esto es insostenible. En serio.

Esto apesta.

"Educación seleccionará los programas que "sean viables" y "acordará" con los colegios los recursos que piden para su desarrollo. De todos modos, como indica el departamento que dirige Jesús Vázquez, los centros educativos tendrán autonomía para "movilizar sus recursos y organizarse como dispongan".
La Consellería de Educación envió ayer a los sindicatos educativos el borrador de la resolución "por la que se regulan con carácter experimental los contratos-programa y se establecen las bases para la convocatoria y selección de programas dirigidos a la mejora del éxito escolar". El jueves lo debatirán en Mesa Sectorial, en la que concretarán los posibles recursos financieros y de personal disponibles para los centros que quieran entrar en el mapa de incentivos y competitividad "bien entendida", para su posterior aprobación. ¿En qué se medirá la mejora de la calidad? Tal y como desglosa el borrador, pendiente de consenso con la comunidad educativa, las actuaciones de los programas que diseñen los colegios irán destinadas a mejorar la lectura, la escritura y el cálculo de todo su alumnado, variables que precisamente mide cada año el informe PISA."

Decir que se seleccionarán los programas QUE SEAN VIABLES es decir que CADA CENTRO ELABORARÁ UN PROGRAMA PROPIO... Trabajar más y de un modo creativo cobrando menos (tanto los profes como los centros), lo que antes era un derecho adquirido por tu centro debido a su situación ahora es una petición tuya que yo baremaré y veré si es susceptible de recibir un premio.

Y luego mencionan la "competitividad", palabra clave ya que hablamos de participar en un concurso para ver si te toca el premio. Lo de "bien entendida" sobra, no sólo porque significa realmente lo contrario de lo que quisieron decir, sino porque no hay otra forma de entender la competitividad en ese contexto.

Lo más rematadamente doloroso es lo último que dice el texto: "variables que precisamente mide cada año el informe PISA". ¡¡¡Acabáramos!!! Si el informe PISA midiera el salto con pértiga, el cante jondo y la destreza manejando el carboncillo, los departamentos que más daño hemos recibido últimamente (E.F., Música y Plástica) seríamos los reyes del mambo.

Afortunadamente, y en ello debo coincidir con el resultado último (aunque JAMÁS con el camino por el que se llegó) leer, escribir y el cálculo son efectivamente las destrezas más imprescindibles en la formación de nuestros alumnos.

Pero es muy triste que tenga que venir desde fuera, desde arriba, desde otro lugar, NUNCA DESDE DENTRO, desde quienes sabemos lo que se respira en un aula, lo que saben hacer y no los alumnos.

"Educación también valorará las iniciativas para reducir el abandono escolar en Educación Secundaria y las medidas para mejorar la convivencia en las aulas, orientadas asimismo a los estudiantes de Secundaria, "con alumnado que presente alteraciones del comportamiento y/o graves problemas de conducta". Los colegios que quieran ser seleccionados para percibir fondos extra en su compromiso por incrementar la calidad de la enseñanza han de diseñar, además, iniciativas de refuerzo para "alumnado de 2º o 3º ciclo de Primaria y de Secundaria que presentan dificultades o problemas de aprendizaje, así como aquellos con desventaja educativa por su contorno sociocultural". Y para los estudiantes con mejores notas, puntuarán las medidas destinadas a "lograr la excelencia". ¿Para qué colectivo? "Para los de 2º o 3º ciclo de Primaria y de Secundaria y Bachillerato que presentan una destacada capacidad y motivación para aprender", según el texto de la resolución.
Para el desarrollo de los contratos-programa, que podrán ser anuales o plurianuales, "Educación dotará a los centros de los recursos financieros y de personal considerados necesarios". "Estos recursos se sufragarán con cargo a los presupuestos previstos en los convenios de colaboración que se suscriban con el Ministerio de Educación para las actuaciones de mejora", especifica el borrador."

Ya basta de que gente que ha huido de la tiza y del timbre del recreo para esconderse en la madriguera de la burocracia o de la legislación o de la administración en las altas esferas nos diga cómo debemos actuar, sin tener idea de cómo se respira HOY entre estas cuatro paredes.

Hay que dar un golpe de timón o si no acabaremos muy pero que muy mal.

18/05/2011 12:15 davidov3 #. TramPPas de la Xunta

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris