Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

ROMANZA INÚTIL, nuevo poema

20110404193158-inventos-inutiles.jpg

 

El amor es inútil.

La amistad es inútil.

La verdad es siempre,

siempre,

inútil.

 

El amor no sirve para nada más que para sufrir y hacer sufrir,

por turnos o despóticamente,

para demostrar lo egoísta que se puede llegar a ser,

a pesar de las apariencias,

el amor sólo vale para gastar mucho más dinero del que te gustaría

en detalles que sólo alimentan

las expectativas de recibir más regalos

todavía.

El amor sólo es útil para relajarse de vez en cuando,

en ese breve descansillo en el que se convierte la tempestad

de las eternas discusiones

cuando acabáis de llegar a un pacto,

benditas reconciliaciones,

¿qué sería del amor sin vosotras?

El amor es inútil, absolutamente absurdo,

una hipoteca en la que todo es EURÍBOR,

más y más que pagar,

menos y menos que recibir,

o lo que es peor: justo lo contrario,

no dar a basto,

recibir sin medida,

hasta la extenuación,

morir sepultado en una cárcel de amor infinito.

El amor, definitivamente, no sirve para nada.

Follemos.

Limitémosnos a empujarnos mutuamente,

sudémonos los unos sobre los otros,

gozando como bestias,

agotados,

sin pensar,

como si no hubiera un mañana.

Derritámonos al final de cada encuentro,

para luego caer, felices, libres, inconscientes, útiles,

al otro lado de la cama (o lo que sea),

mirar al techo

y saber que seguimos siendo libres,

escandalosamente libres,

eternamente libres...

¿pero de qué?

Ah, sí...

libres del amor.

 

La amistad es inútil.

Es un contrato que pesa cuando se mantiene a desgana

y duele cuando termina antes de lo esperado.

Te obliga a cumplir “obligaciones”,

a asistir a lugares adonde no siempre te apetece ir,

compartir momentos que no siempre son tuyos,

sino de ellos,

de tus amigos,

esos que saben lo suficiente de ti como para poder hundirte si te traicionan,

esos a quienes viste llorar o que te vieron hacerlo,

esos que han perdido los papeles y por quienes tu también,

aquellos que recuerdas en momentos de euforia,

en momentos de tristeza,

en momentos en los que recuerdas que también sientes algo,

que piensas,

no sólo linealmente,

sino también en bizcocho,

cociendo dos veces recuerdos más que amasados.

Tus amigos son esos seres por quienes has apostado algo

que nunca nadie más te podrá devolver si ellos fallan:

tu adolescencia.

Y muy pocos de ellos te acompañarán realmente,

pero aunque te acompañen,

aunque tengas la enorme suerte de lograr un alma gemela,

también será inútil,

porque no durará lo suficiente,

nunca lo hace.

La amistad es inútil porque te hace perder tiempo,

porque muchas veces escuece como las verdades con el rímmel corrido,

a veces duele casi tanto como la palabra más dolorosa en el momento más vulnerable,

ese en el que nadas sin manguitos en agua de río,

por primera vez,

y tras tragar mucha agua te prometes huir de esa inútil carga,

de la pesada de la amistad,

esa red de números, fechas, celebraciones, compromisos,

ataduras sociales,

y decides la utilidad de la agenda vacía,

del calendario virgen,

de la libertad insultantemente desierta.

Y es que la amistad es un invento inútil y doloroso.

 

Por último, la verdad es también inútil.

No sirve para absolutamente nada lucrativo,

nada que dé dinero,

nada que pague facturas importantes,

nada que sea un atajo,

La verdad es ese bebé que llora en el peor momento y te delata

llegando tarde a casa por la noche.

La verdad es ese espejo cabrón que te redondea

y te llena,

que te acorta las camisetas y te agacha un poco la cabeza,

que te afea o, en el peor de los casos,

te dice directamente que tienes que cuidarte un poco más.

La verdad es el niño que, asombrado, señala el muñón del manco

que pide monedas en un vaso de yogur, sentado en la acera.

La verdad es un beso que te inventaste,

una excusa que nunca llegaste a decir pero te creíste,

una mentira en la que te cazaron,

un adiós que se disfrazó de un “te llamo pronto”

y tonteó con el calendario más de lo esperado.

La verdad es absolutamente inútil,

jamás te permitirá enamorar a quien tú quieres enamorar,

porque o ya lo ha hecho antes de que tú lo supieras,

o espantará a esa persona en cuanto se te vaya de las manos

y se maquille un poco de mentira...

La verdad es esa madre a quien no puedes engañar

sin un pacto previo,

ese trato del “tú no me lo cuentas

y yo me imagino que no lo has hecho,

pero lo sabemos los dos”.

La verdad es ese divorcio que une los pedazos de la tarta de la boda

y se los lleva en un tupper a otra casa,

no a la tuya.

En la tuya queda sólo el mantel manchado y sin recoger.

La verdad es una puta que te cobra por adelantado,

y luego no es lo mismo,

porque la magia de enamorarla está encerrada en su monedero.

La verdad es inútil, no te beneficia

si quieres miel en tus oídos,

si quieres violines en tu baño,

si quieres calor en invierno

y un ventilador gratis en verano.

La verdad es tiritar en diciembre,

sudar en agosto,

y pillar siempre in fraganti a algún barbudo barrigudo

vestiéndose de Papá Noel,

sin barba real,

sin barriga real,

tan sólo con hambre real.

La verdad es real,

pero no con armiño

y cetro

y trono,

sino con charcos,

arroz que barrer tras la boda de otros,

flores que regar en jardines ajenos,

y una única idea en la cabeza:

la verdad no sirve para nada.

 

Pero yo amo la inutilidad.

No sólo porque me gusta el amor,

y me gusta la amistad,

y me gusta la verdad,

sino porque creo en ellos

y son tres palabras que caben bajo el paraguas

amplio y generoso

de la música,

no sólo como protección ante el diluvio de odio, soledad y mentira

que asedia nuestro mundo,

sino como madriguera que me permite encontrarme con aquellos

seres que merecen la pena.

 

La inutilidad te salva de los interesados:

ningún buitre vuela allá donde no ve carroña,

por lo que ningún buitre se acercará a ti si te ve con seres

tan bobos como para creer, como tú,

como yo,

en estas ideas tan inútiles.

Lo mejor de todo es que no necesitas explicarte.

Su propia necedad,

su obsesiva búsqueda de lo útil,

su pragmatismo cartesiano,

envolvente,

los amortaja y encierra en su realidad.

Porque el amor,

el de verdad,

ese que te da vergüenza nombrar en presencia de la persona interesada,

es tan increíble que no necesita rúbrica.

Lo que produce placer no puede ser inútil.

La amistad, ese vínculo tan poderoso que te hace compartirte,

mezclarte,

entregarte,

recibir,

mancharte y manchar,

es inútil para una hiena que busque su exclusivo beneficio,

pero es magnífica para quien realmente ama.

AM-OR

AM-ISTAD

La verdad une esas dos palabras con muchas más intensidad

que la etimología,

esa vieja loca que constantemente echa la vista atrás y nos dice de dónde

vienen las cosas.

Amo lo inútil,

viva lo inútil,

manteneos alejados de lo que sirva para algo.

Servir es un verbo clasista,

es un verbo que somete a aquello que lo enciende,

lo mete bajo el yugo del “para qué”,

y hace innecesario reparar en él.

 

¿Que para qué sirve la música?

Para nada.

¿Que para qué sirve amar?

Para nada.

Y una vez estén fuera de tu casa

esos chupatintas burocráticos,

enemigos de la verdad,

siervos del servir,

cierra los ojos y escucha tu música,

tu musa,

tu mundo,

y revuélcate en tu bendita inutilidad

del mismo modo que el gorrino

se deshace de placer

en su charco de barro.

 

¡Qué bien se está cuando a uno lo dejan por inútil!

04/04/2011 19:31 davidov3 #. Mis escritos Hay 2 comentarios.

XX Premio Irmandades do libro concedido a la biblioteca del IES Xesús Taboada Chivite

20110406123940-trofeo.jpg

Es un honor poder ser parte de un equipo humano que tantas y tantas horas dedica al fomento de la lectura, a la difusión de la palabra escrita y, en general, el contagio del amor al libro.

Nuestro instituto, el verinés IES Xesús Taboada Chivite, tiene un equipo de biblioteca de lujo, coordinado por nuestra imparable Paula, profe de mates, curranta allá donde los haya, luchadora, inagotable y eficaz.

Un grupo humano de inestimable valía que sabe ofrecer novedades cada día, haciendo de la biblioteca mucho más que un almacén de libros.

No hay fecha destacada que pase desapercibida: concursos literarios, lecturas, premios, actividades y, por supuesto, un Club de lectura único.

Este es el texto en el que la Federación de Libreiros de Galicia explica el fallo del premio:

MODALIDAD: CENTROS DE ENSEÑANZA

Por la originalidad de sus propuestas, por el entusiasmo mostrado en la práctica diaria del club de lectura y la constancia en la difusión de la lectura entre la juventud, el Jurado de los XX Premios Irmandade del Libro decidió dar cómo ganador en la modalidad de Centros de Enseñanza al: I.E.S. XESÚS TABOADA CHIVITE, DE VERÍN

Ahí se ve el reconocimiento al equipo humano del que hablo, y también la especial mención al Club de Lectura A árbore vermella.

¡¡¡¡Muchas felicidades!!!!

 

06/04/2011 12:39 davidov3 #. Galego Hay 1 comentario.

VENGANZA, JUSTICIA... ¿DIFERENCIAS?

20110411175548-20061226190303-horca.jpg

Es algo curioso analizar en el comportamiento humano algunas cosas.
Ya de antiguo existía un código de honor llamado lex talionis, o ley del talión, que decía aquello de "ojo por ojo, diente por diente".
Cuando en el telediario vemos a gente destrozada porque algún energúmeno mató, o violó. o secuestró, o atropelló borracho, o lo que sea a algún ser querido, a todos (creo) algo nos hierve dentro.
¿Qué es ese algo?
¿Sed de venganza? No, la gente políticamente correcta lo llama justicia.
Pero realmente la justicia no siempre es justa, la legalidad es tan lenta y está tan retrasada con respecto al mundo en que se aplica que finalmente asistimos al abrsurdo de hacerle el boca a boca al cadáver, al sinsentido de intentar reanimar lo que ya es gusanos, a la devolución imposible de una vida que se fue y que tan sólo se puede resarcir con más sangre, más dolor, más familias heridas.
Así se enzarza el sistema judicial en juicios que se prolongan mucho, a veces más de lo que les queda por vivir a los interesados, circunstancia que muchos desalmados aprovechan en su favor.
Pero la justicia que se pide en la calle, en el día a día, pasa también por ese intercambio de dolor, esa búsqueda de sosiego.
Fijémonos en el perfil de muchos profesionales: ¿qué tienen en común muchos profesores? Que de jóvenes eran muy buenos alumnos.
Esto no siempre se cumple, pero os aseguro que hay un porcentaje elevadísimo de casos.
¿Y esto en qué redunda?
En principio en nada, pero si le damos vueltas a la cabeza podemos llegar a varias conclusiones:
a) cuando un profe que fue buen estudiante sufrió burlas en sus tiempos, suele sr especialmente protector con sus actuales alumnos en esa situación;
b) cuando un profe que fue mal alumno pero finalmente se decidió a estudiar suele simpatizar con los alumnos pillos, aquellos que tienen grandes capacidades y pasan de todo y con aquellos que salen del paso sin grandes esfuerzos;
c) cuando un profe fue muy muy estudioso, muy perfeccionista y se lo tuvo que currar especialmente, suele penalizar con dureza las conductas fraudulentas (copiar...), suele exigir mucho para las notas más altas y no se conforma fácilmente.
Hay muchos más casos, pero por ahora con estos me llega para defender mi idea: cada uno tira para la madera que lo forma. El que tiene madera de cerezo empatiza con otros cerezos, y así siguiendo.
Y esto no significa (ni muchísimo menos) que no haya cruces: es decir, que a un profe que fue ´muy estudioso le caigan genial los badanas, y lo contrario.
Pero sí es cierto que cuando un profe les dice a sus alumnos que pongan ellos nota a sus compañeros los resultados suelen ser cutres: os ponéis muchos 5, muchos 6, muchos 4... no os perdonáis lo que a nosotros nos exigís, aunque por otra parte sois adolescentes...
Esa es una noción de la justicia muy curiosa, la verdad, y creo que tiene que ver precisamente con esa idea tan maquiavélica de "si yo fuera el profe me cargaba a este por macarra, le ponía un 7 a aquella por chapona y castigaría en la biblioteca a aquel otro porque me cae fatal".
No es frecuente, pero desde luego existe: hay profes que utilizan su boli rojo para castigar a aquel matón que en el cole le robaba la merienda, para bajar los humos a aquella repipí que nunca le dejaba los apuntes, y que premian a los más desfavorecidos por el mero hecho de recordarles lo que un día fueron...
Desde luego, vi algún que otro caso en estos años, pero son casos absolutamente periféricos, aislados, y todo el mundo lo sabe.
La justicia a veces te obliga a poner un suspenso a un alumno que crees que ha mejorado mucho pero no lo suficiente, o te obliga a poner un 6 a un vago redomado que sabe sacarse las castañas del fuego, pero en los dos casos hay justicia, y lo importante es que esos alumnos lo sepan casi antes que tú
Cuando no sabes de memoria las notas de tus alumnos, cuando te sorprendes a ti mismo calculando medias y viendo qué diferentes son los resultados finales de las ideas preconcebidas que puedas albergar, entonces te dices a ti mismo: quizá voy por el buen camino, quizá este método me lleve a evaluar correctamente a cada alumno.
La venganza es la justicia del hombre salvaje, la justicia es la venganza del hombre civilizado... Una frase bonita, redonda, pero que encierra horrores como la pena capital y la cadena perpetua...
¿Es la venganza algo que quepa en la civilización?

11/04/2011 17:55 davidov3 #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

ROMANCE DE DESPEDIDA, para Lucía

20110414142025-musa-talia.jpg

Hoy se va Lucía, nuestra compañera de conserjería, y como no podré asistir a su cena de despedida, le escribo este romance que Paula le leerá en la cena en mi nombre:

ROMANCE DE DESPEDIDA

 

Ya los griegos, entre copas

y montando algarabía,

daban rienda suelta, locos,

a su ingenio y gran valía,

entonando, muy felices,

cantos breves, no homilías,

descorchando con empeño

cada frasco de ambrosía.

Los romanos, más altivos,

les copiaban obra y vida,

militarizando un mundo

que a sus pies se hacía “vía”.

Los latines adornaban

sus decires, elegías,

reclinados declinaban

las palabras de Sophía,

el saber arcano y firme,

que enseñaba allí Talía,

musa del teatro, hermosa,

que a todos nos maravilla.

Hoy vosotros, compañeros,

que cenáis aquí en Galicia,

compartís una gran cena,

en señal de despedida,

saboreando todos juntos,

con nuestra amiga querida,

por decirle una vez más

“te queremos, oh, Lucía,

nunca dejes que el olvido

pueble tu memoria, amiga,

nunca olvides que estaremos

contigo en deuda, por vida,

pues “currar” es una idea

que contigo crece y pía,

rompe el cascarón corriente

y abre el vuelo, ¡rebeldía!

Trabajar es una cosa

y lo que tú haces… ¡sangre fría!

Lo veloz tiene contigo

nuevo alcance, ¡qué Lucía!

Lo sincero es poco honesto

si no sabe a olor a vida,

lo correcto es una caja

que sepulta al alma viva,

lo adecuado mata a besos

la espontánea bienvenida

que saluda, aprieta manos,

sin latidos, sangre fría…

Trabajar puede ser eso,

¡nunca contigo, Lucía!

Ser de luz, abrazo tenso,

voz de brisa transalpina,

eco tierno misterioso,

siempre atenta, siempre amiga,

ser de sombra y elegancia,

ojos pillos, muy sencilla,

muy entera, verdadera,

manos de ángel, ¡nunca fría!

Una hormiga que trabaja,

una mano que castiga

si se mueve y dice adiós,

si abandona su casilla,

no la fotocopiadora,

no las faltas cada día,

sí el saludo cotidiano

que hoy se va… ¿vendrá algún día?

La casilla del tablero

que tú ocupas, Lucía,

es tan grande y multiforme

como la luna en el día,

misteriosa invitada

que al sol un ojo le guiña,

enseñándole que sabe

secretos que no diría…

Hoy estamos, pues, contigo,

algunos en otras sillas

diferentes a las vuestras,

pero somos compañía

en la distancia solemne

de un romance que se agita

como lucecita en vela

rebosante de sí misma.

Tintineando te decimos,

ojos rojos, sin saliva,

con el alma apretada

en el puño, no escatima

el dolor en empujarnos

al vacío de la salida,

te decimos, no me pierdo,

que estarás aquí, Lucía,

en cada pecho, en recuerdos,

en miradas cautas, vivas,

en sonrisas y timbrazos,

en rejas que yo no abría,

en libros que devorabas

y en tu voz de profecía.

 

Querida Lucía:

 

Te rogamos que nos disculpes esta ausencia imperdonable pero ya anunciada, pues nos encantaría estar ahí con todos vosotros y contigo, Lucía.

 

Sólo una cosa más:

 

Un abrazo enorme, sincero, te deseamos lo mejor. Este romance te lo escribí hoy en la sala de profes de arriba, con mis mejores deseos, con todo el cariño, y va en nombre de todos TODOS tus compañeros, que te querremos siempre, no sólo por tu formidable manera de resolver cada cuestión en el acto, no sólo por tu eficacia extrema y por tu predisposición a echar una mano en todo momento, sino SOBRE TODO por la persona increíble que eres, que nos has dejado conocer, y porque tres folios no son sino el principio de una pequeñísima parte de todo lo que habría que decirte.

 

Te queremos.

 

Sigue siempre tu camino, con brújula o sin ella, eres la mejor.

 

Un besazo enorme

 

 

 

David

 

 

 

 

Verín, 14 de abril de 2011

 

 

PD: Por cierto, que me olvidaba, ¡Feliz día de la república!

14/04/2011 14:20 davidov3 #. Mis escritos No hay comentarios. Comentar.

POEMA SOBRE LA MEZQUINDAD

20110415232851-20110122113007-mezquindad.gif

Lame sus heridas siempre abiertas

mientras presume de su vida,

tan tan dura,

pasea su indignación voraz

entre los corredores de la autocompasión.

 

Dibuja bigotes bufos en fotos de felicidad ajena

mientras repasa su lista de infortunios,

su agenda está abarrotada

de tachones,

efemérides de huecos ecos tristes

que pirograban

en su alma

enferma

injusticias imperdonables

que la hacen única.

 

Hace mucho que su corazón no late,

tan sólo resuena en él la nostalgia del nunca

mientras se agarrotan

sus manos,

tensas ante la incertidumbre

del mañana que nunca llega.

 

Perdió el olfato hace ya mucho,

por eso ignora los aromas campestres

de la sinceridad,

de una sonrisa verdadera,

de una pregunta inocente

o una respuesta

directa.

 

Teje con sumo encono

los abrigos de lana que pica para los nietos que nunca tendrá;

se promete a sí misma serse fiel,

tanto como nunca nadie lo fue,

pero el fango en sus zapatos

delata el arrepentimiento que la sume.

 

Ciega, como la ira del recién huérfano

o la clemencia del azar,

no ve ante sí los destellos

indescriptibles

que pueden surgir de cada charco,

de cada guisante,

de cada mirada.

Tan sólo tiene ojos para su obsesiva

sed de justicia,

una justicia

capaz de hacer tan infeliz a los demás

como lo es ella misma.

 

Pobre Mezquindad,

tan incomprendida,

tan denostada,

todos reniegan de ti

pero ¡cuántos te abrazan cuando oyen tronar!

 

Pobre hija bastarda,

nadie te quiere como propia,

pero todos te temen cuando te huelen

y tarde o temprano

alguno te sube las faldas para verte las bragas.

 

Luego miran a otro lado,

no va con ellos,

son mejores que tú,

pero todos saben lo a gusto que te fuman

en corrillos,

en selectos grupúsculos

de gente mejor que los demás.

Pobres miserables

que no se dan cuenta de que,

en tus brazos,

le ahorran trabajo a la de la Guadaña,

consumiendo en papel de liar del barato

sus estaciones más dulces.

 

Te mando un beso,

Mezquindad odiada,

pobrecita,

el beso del mafioso

que te promete una próxima visita

entre crisantemos y velas.

 

Guárdate tus trajes de gala,

tu pompa y el tul que te rodea,

déjame a solas con tu enemiga,

déjanos ser felices

y aprende

que el fuego que te alimenta

te consume,

mientras que la luz que compartimos

aleja de nuestro lado

las voces susurrantes

que te acompañan, nutren y abonan,

para desnudar nuestra vergüenza

y enmarcarnos junto a la chimenea en que crepitan

los leños del invierno verdadero.

15/04/2011 23:28 davidov3 #. Mis escritos Hay 1 comentario.

GENIOS GENIALES, INFANCIAS PERDIDAS

Ayer tuve el placer de ver la obra teatral "Al final del arcoíris", basada en la vida de Judy Garland (madre de Liza Minelli y protagonista de "El mago de Oz", película musical de 1939).
Se trata de su último año de vida, su regreso al escenario tras unos años desastrosos, en parte por sus excesos con el alcohol y las pastillas, en parte por sus desequilibrios mentales y emocionales.
Una vida en la que hubo tres hijos, cinco matrimonios, mucha música, mucho teatro y, ante todo, demasiada soledad.
Una falta de afecto que la hacía refugiarse en el alcohol, que le impedía dormir y la obligaba a tomar pastillas... Un descontrol que la caracterizó siempre, y que la llevaría a la tumba a los tres meses de casarse con su quinto y último marido.
Protagonizado por una magnífica Natalia Dicenta, que llena el escenario con su voz, su simpatía, su química personal...
Pero detrás de los focos y las luces, al final de ese arcoíris de fama y glamur, hay una niña que no ha podido serlo, hay una familia que la explotaba (la hacían levantarse a las 5 de la mañana con 14 años para ensayar, cantar, grabar películas, dar conciertos... la hinchaban a pastillas...). Un ser de luz que vivió rodeada de sombras, sola, muy sola, incapaz de controlar el dinero que ganaba (su sepelio lo pagó Frank Sinatra, pues murió endeudada), pero fue muy querida por sus compañeros de profesión (Audrey Hepburn, musa hollywoodiense, acompañada por más de 20 mil personas, la acompañó en su último adiós en 1969).
Una infancia truncada por el éxito que llega demasiado pronto, como le ocurrió a Jacqueline du Pré, gran violonchelista del siglo XX; como le ocurrió a Michael Jackson, rey del pop; como le ocurrió a Mozart, genio de genios; y así un largo etcétera.
Grandes genios que agonizaban entre aplauso y aplauso, pues buscaban un afecto que la fama les hacía inalcanzable.
Genios rodeados de todos los lujos del éxito efímero, abandonados a su suerte en cuanto el viento sopló en otra dirección.
Genios geniales, sin infancia, sin amor, sin seres queridos, solos, solitarios, encerrados en sus lámparas maravillosas, en el ojo del huracán de la fama, amados por quienes no los conocían, temidos y odiados por aquellos que los envidiaban, incomprendidos por todos.
Genios que murieron sin saber qué se siente cuando te dan un abrazo sincero, un beso de amor o un empujón socarrón.
D.E.P.

AQUÍ SE PUEDEN COMPRAR ENTRADAS (no, no me llevo comisión...)

Aquí tenéis un anuncio del musical.

Aquí tenéis vídeos de Judy Garland: Vídeo 1, Vídeo 2, Vídeo 3

Aquí os dejo un vídeo de la genial Judy Garland, ya en su declive.

20/04/2011 16:04 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris