Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2011.

NACH SCRATCH: "Un día en suburbia" (2008)

20110201124240-nach-un-dia-en-suburbia-e28093-lp-2008.jpg

El magnífico cantante de hip hop Nach Scratch publicó en 2008 su fantástico disco "Un día en suburbia".

Aquí os cuelgo las canciones del disco (las agrupo por temas):

1º Bloque: PESIMISMO como punto de partida

a) Este es un mundo terrible

Esclavos del destino (letra, canción). Esta canción se centra en lo corrupto del ser humano en un mundo mecanizado, inhumano...

El amor viene y va (letra, canción). Este tema cuestiona el concepto de amor que nos vende la televisión, y trata de la soledad, la compleja red de relaciones humanas de nuestro mundo y del concepto de continuo movimiento/cambio del que habala Heráclito.

Vive (mientras puedas) (letra, canción). Una letra en la que se reivindica una vida más aprovechada, y para ello se nos pone en varias situaciones en que la muerte es inevitable y quien "se marcha" invita a quien se queda a disfrutar la vida con más intensidad.

b) En él hay personas horribles a las que imitamos

Infama (letra, canción). Como el nombre indica, esta letra destripa a los famosos y a su absurdo y arbitrario sistema de valores. Se supone que son ídolos para los demás, pero en el fondo son infames.

Quiz Show (letra, canción). Una curiosa letra en la que se juega con el nombre de muchos programas y series de televisión. 

2º Bloque: NACH como observador de esa realidad, buscando cambiarla

a) Su ambición 

Mil vidas (letra, canción). Esta canción es una de mis favoritas: intentando vivir más vidas que la que le ha tocado, hace un breve repaso por los principales logros de la Humanidad en el devenir de las eras.

b) Su habilidad en el combate de las rimas

El juego del rap (con ZPU) (letra, canción). Esta canción es un combate entre dos raperos en el que llegan a la conclusión de que Nach es imparable al rimar.

Efectos vocales (letra, canción). Esta es una de las canciones más conocidas del disco: en ella, Nach supera un reto extremadamente complejo e interesante: rimar utilizando una única vocal.

c) Su actitud dura ante la soledad

Nada ni nadie (letra, canción). Esta letra es una maravillosa forma de exponer el conjunto de sensaciones que rodean al rapero: su soledad, la complejidad de su universo emocional. Pero, lejos de lamerse las heridas en lo que podría terminar siendo un empalagoso ejercicio de autocompasión pusilánime, se yergue y mira de frente a su dolor, dándonos la lección de la autosuperación.

3º Bloque: OPTIMISMO como reacción necesaria

a) El hip hop nos salvará

Amanece (letra, canción). Esta canción defiende las bondades del rap, su calidad, a la vez que hace una dura crítica social. No se rinde, pero lo ve muy negro. 

Sr Libro y Sr Calle (letra, canción). Esta canción trata de los dos grandes maestros que todo buen rapero debe seguir: el libro (que proporciona las herramientas de trabajo: las rimas, el vocabulario, las metáforas...) y la calle (el conocimiento del mundo necesario para llegar al público).

b) Hay personas maravillosas en el mundo

Ángel (letra, canción). Esta preciosa canción está dedicada a su hermana, que murió tras haber vivido con parálisis cerebral. Una bellísima elegía.

Héroes (letra, canción). Otra de mis letras favoritas. Un reconocimiento hacia tantos y tantos héroes ocultos en las sombras del anonimato más absoluto. Personas que día a día luchan por un mundo mejor, y que poco a poco lo van logrando, sin llamar la atención, sin flashes de paparazzis ni cámaras rodando, pero con el coraje que los hace únicos.

 En el club de lectura A árbore vermella vamos a escuchar y analizar algunas de estas canciones. El artículo que lo explica es este. Si cliqueáis AQUÍ accederéis a los materiales que manejaremos en esa sesión. Nos vemos.

01/02/2011 12:42 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.

Maravilloso cuento sobre el amor y el dolor

Aquí os cuelgo un precioso cuento sobre el amor y el dolor. Lo cuenta Jorge Bucay, aunque también se lo había contado Alfredo a Totó en "Cinema paradiso".

Toda una lección.

03/02/2011 10:50 davidov3 #. Literatura No hay comentarios. Comentar.

PEQUEÑO CICLO DE CINE EN EL AULA DE MÚSICA

Esta semana hemos empezado un pequeño ciclo de cine en el aula de música.

Hemos seleccionado tres películas que tienen elementos en común, y la estamos visionando los jueves por la tarde (a las 18:15h, entrada libre).

Las películas son: Memento, Shutter Island y Origen. Las fechas de proyección son: Jueves 3 de febrero (Memento), Jueves 10 de febrero (Shutter Island) y Jueves 17 de febrero (Origen).

¿Por qué hemos elegido esas tres? Poco a poco iremos desvelando la razón, que ya habíamos anunciado hace tiempo como enigma cinematográfico en este blog.

Desde aquí os invitamos a venir a verlas, a que las veais en casa si tenéis oportunidad, a que les deis vueltas para descubrir qué elementos tienen en común, porque el cine nos ayuda a pensar, a repensar el mundo que habitamos, y a través de la ficción y de la mentira hecha arte s epuede acceder a las verdades más profundas.

04/02/2011 14:09 davidov3 #. Literatura Hay 1 comentario.

"Memento", primera película de nuestro ciclo de cine

20110204142308-memento.jpg

La primera película que elegimos es Memento (2000), una magnífica obra de arte desde muchos puntos de vista.

Las dos preguntas que hice a mis alumnos de música son:

a) elige dos momentos de la película en los que la música desempeñe una función relevante: analízalos atendiendo al tipo de música utilizada (diegética / extradiegética, integrada / no integrada, convergente / divergente, primer plano / de fondo) y a su función en la película (ambientación, subrayado de estado de ánimo, anticipación, crear tensión, unir escenas...);

b) resume el argumento de la película en un párrafo.

(SI NO LA VISTE Y QUIERES VERLA DEJA DE LEER ESTE ARTÍCULO)

Se trata de una película de suspense y acción en la que el protagonista es incapaz de crear nuevos recuerdos desde que tuvo un accidente. Ese accidente es el asalto de un asesino a su casa, que estaba matando a su esposa cuando él llegó al baño, se encaró con él y recibió un brutal golpe. Todo lo que le sucede de ahí en adelante se borra de su memoria.

Está basada en un relato corto, y desde un punto de vista narratológico es fascinante porque juega con el tiempo con una maestría impresionante. Superpone dos líneas temporales: una que va hacia atrás con pequeñas escenas en orden inverso y otra que va hacia delante, en blanco y negro, que nos explica un poco los antecedentes de los personajes.

Una investigación policíaca en busca de la justicia y de la venganza, con el único inconveniente que las hará imposibles: Leonard (el prota) no puede recordar que ya se vengó, y por eso necesita siempre un nuevo asesino al que buscar y matar, porque lo único que recuerda es el crimen que padeció. Una desazón angustiosa que nunca hallará paz, y que le obligará a mentirse a sí mismo, falsear las pruebas y ponerse una y otra vez pistas y laberintos que atravesar en busca de lo único que da sentido a su vida: la venganza por la muerte de su mujer.

A su paso por los distintos lugares de la película se encontrará con mafiosos y camellos, un policía corrupto, una camarera ladina que se aprovechará de su problema neurológico para hacer que mate a quien ella quiere... Todos se aprovechan del enfermo, pero él mismo se aprovecha de su enfermedad para deshacerse de toda responsabilidad o culpabilidad: como olvida todo lo que hace, es capaz de engañarse una y otra vez y seguir sintiéndose víctima en ve de verdugo.

Hay un fantástico análisis narratológico de esta película en este enlace.

04/02/2011 14:23 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.

Discurso de Julio Anguita de 1999, con plena vigencia hoy

Este vídeo muestra un discurso de Julio Anguita del año 1999 (ya llovió) que lamentablemente mantiene su vigencia en los aspectos sociales más duros.

Al margen de la ideología política de cada uno, es toda una muestra de Humanismo, humanidad, defensa de las igualdades y respeto ante los más desfavorecidos.

Ofrece dos vías ante la crisis mundial: la resignación y la rebeldía. Lógicamente, defiende la segunda después de explicar y criticar la primera.

07/02/2011 12:53 davidov3 #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"Toy story 3" o el canto del cisne de la Infancia ante la llamada de la Adolescencia

20110207131436-toy-story-3.jpg

Ayer vi esta película, "Toy story 3", con la única intención de quitarme el mal cuerpo que me había dejado la maravillosa obra de arte de Cortés, "Buried".

Al principio, me hizo sentir distante, ajeno a la mayor parte de los hechos que se veían en pantalla: unos juguetes quieren que el niño que siempre había jugado con ellos  (ahora preuniversitario de 17 años)  siga haciéndolo, pero el peso del calendario le hace guardarlos en una caja con intención de dejarlos en el desván. Por casualidades de la vida, la madre tira a la basura accidentalmente la bolsa de los juguetes, y éstos (decepcionados y heridos en su orgullo) s eescapan para ir a una guardería.

Allí, entrarán en una espiral de mafias y celos en la que un capo (el osito de peluche violeta que huele a fresas y da abrazos) tendrá aterrorizados a los demás juguetes, deseosos de estar en la habitación "Mariposa" (aquella en la que están los niños mayores, que ya saben usar los juguetes sin romperlos), frente a la novatada de los recién llegados (que tienen que estar en la habitación "Oruga", donde los más pequeños rompen, estropean y maltratan todos los juguetes.

Paralelamente, y dejando de lado esa preciosa metáfora (oruga-mariposa, por "bebé-niño"), está la historia de amistad eterna entre el vaquero y el niño adolescente, que se lo quiere llevar a la universidad como recuerdo de tantas y tantas horas compartidas.

La historia transcurre con normalidad: acción, aventuras, buenos sentimientos y el mensaje Disney por antonomasia: la defensa del amor y de las relaciones humanas entendidas maniqueamente, con buenos magníficos y malos perversos.

Pero el toque de genio viene en el momento en que el adolescente regala (lega, casi) sus juguetes favoritos a la niña que había jugado con el vaquero.

Ahí se permite una última tarde de juegos en el jardín, los últimos coletazos de la infancia que ha dejado de existir y que nos sabe a recuerdos de piruleta, manos sucias o pegajosas, bigotes de leche y viernes de plastilina. Una infancia que se ha llevado, consigo, debajo del brazo, la inocencia que nos mantenía atentos a la sorpresa inesperada, ilusionados (más que ilusos), sinceros y directos como el dedo que señala al ojo cerrado del tuerto en la calle o pregunta repentinamente sin plantearse el lugar ni la compañía.

Es una película en la que vi a muchos de los juguetes que me enseñaron cosas, que ocuparon largas tardes de lluvia o de sol, juguetes que en fechas señaladas te regalaban y te hacían sentir especial.

Atrás quedan las incontables horas de espera navideña, las cábalas intentando averiguar qué te traerían los Tres de Oriente o el Ratoncito Pérez.

Ese niño que al final de la película se marcha conduciendo su propio coche camino de la universidad es realmente esa parte de nosotros que revive cuando regalamos algo a un niño y pensamos en nosotros mismos con su edad, sin la amargura de la envidia imposible y sin la soberbia de la experiencia demasiado abultada que nos muestra el precio del regalo antes que el efecto que produce.

07/02/2011 13:14 davidov3 #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

"Sigue el camino de baldosas amarillas" o "La educación entendida como una obsesiva búsqueda de la excelencia"

20110208161123-camino-de-baldosas-amarillas.jpg

Una vez más, el día a día me invita a reflexionar sobre el hecho educativo.

Sí, el hecho de que alguien que ya sabe, comprende y maneja unos determinados conocimientos y destrezas se los transmita a una pluralidad cada vez más heterogénea de alumnos día a día, con la principal (nunca única) finalidad de que, en poco tiempo, deje de serles necesario para desenvolverse. Tengamos en cuenta que la única razón que explica que el profesor sepa más que el alumno se encuentra en el calendario: nació antes, y por eso en este momento sabe más. Pero ni hay nada en él que lo haga mejor que el alumno ni acabará sabiendo más que él si realmente el alumno es bueno y quiere seguir estudiando sobre esa materia. El buen profesor no exhíbe conocimientos, los regala para que la siguiente generación llegue adonde él no podrá llegar.

El hecho educativo, no sólo el sistema (entendido como la maquinaria burocrático-administrativa que estructura cursos, saberes y los temporaliza en una secuencia gradual y progresiva de dificultad ascendente) sino también la materialización del proceso de enseñanza-aprendizaje, es una realidad compleja y llena de matices.

Antes, cuando yo era pequeño, en el sistema de EGB, BUP o FP y COU, los alumnos lo eran hasta que cumplían catorce años, edad a la que podían abandonar los estudios si así lo deseaban.

Cuando entré en el colegio, una escuela pública en la que (curiosamente) era obligatorio estudiar religión (la ética la estudiaban los desheredados de la Tierra en otros centros) e inglés (tampoco podíamos escoger francés), antes y después de comer en el comedor los profesores nos hacían bendecir la mesa (“Bendice, Señor, estos alimentos que vamos a comer. Amén” y “Te damos gracias, Señor, por estos alimentos que acabamos de comer. Amén”). A pesar de todo, era un buen colegio y mantengo un recuerdo muy afectuoso hacia sus profesores.

Cuando estaba terminando 8º de EGB, se abrían dos caminos ante nosotros: seguir estudiando y cursar el BUP en los institutos (con intención de continuar estudiando en la universidad) o buscar una ocupación laboral más inmediata y estudiar FP.

Resulta curioso cómo un sistema que llevaba entonces una década y pico de transición democrática (entré en el colegio en 1987 y en el instituto en 1995) seguía transmitiendo una serie de prejuicios que se remontaba a los años de la Dictadura.

Cuando yo entré en la universidad para estudiar ese callejón sin salida que para muchos es la filología, dudaba entre preparar oposiciones de lengua o de música, pero ya sabía que me quería dedicar a la enseñanza, a la propagación de los conocimientos, al aprendizaje continuo y prolongado a través de ese hermoso diálogo que se retoma en cada nueva clase.

Me han dicho muchas cosas: “alguien con tus notas no puede estudiar filología”, “alguien con tu expediente en filología debería aspirar a más que dar clases de MÚSICA en institutos”, bla bla bla. Sé que lo hacían por mi bien, pero sólo yo sé realmente qué es lo que me llena, y eso está muy lejos de la universidad y del conservatorio. Dadme un par xilófonos y un grupo de alumnos que quieran aprender y el resto ya va solo. Muchas veces un consejo es más un "si fuera tú haría esto" que un "realmente te conviene hacer esto". Todo son prejuicios.

Los prejuicios son semillas de mezquindad que cada uno recibe en dosis muy diferentes a lo largo de su vida. Dependiendo de lo propensa que sea nuestra tierra personal para que florezca o se seque, seremos un eslabón más en la infinita cadena de personas ciegas y sordas que repiten machaconamente versículos de algo que nunca pensaron o formaremos parte de ese incómodo pero necesario núcleo rebelde que se resiste a dejarse engullir por las modas.

Antes, cuando uno estudiaba si quería, el BUP era una selva donde había clases de cuarenta alumnos (recuerdo con cierta nostalgia que en 1º BUP éramos 38, y 13 de ellos eran repetidores, con 3 tripitidores...), los profesores podían echarnos si no habíamos hecho los deberes o hablábamos o molestábamos, nuestros padres nos echaban la bronca si suspendíamos alguna y sólo podías suspender 2 en total para no repetir curso.

Mi discurso no va a ir por la tan manida y cansina pataleta que compara eso con la actualidad estudiantil (clases de 25 alumnos, con grupos de refuerzo y desdobles, con un departamento de orientación que atiende a niños con todo tipo de discapacidad, profesores que no te pueden echar de clase aunque le prendas fuego, padres que celebran con mariscadas resultados con 7 suspensas o alumnos que terminan la ESO sin haber aprobado nunca las matemáticas, por ejemplo). Y no lo haré porque creo que ni esto es totalmente cierto ni los alumnos de ahora se pueden comparar a los de antes.

Digo que esto no es totalmente cierto porque el actual sistema está retrocediendo a pasos agigantados. Antes, un alumno con síndrome de Down o con parálisis cerebral (sí, los había también entonces, pero no se les veía tanto) se quedaba en su casita, viendo la tele si tenía suerte o quietecito allí donde molestase lo menos posible. No tenía derecho a recibir una formación comparable a la de sus compañeros. Antes, un alumno extranjero que llegase aquí con más de 14 años ya podía trabajar, ahora se les obliga a compartir aula con compañeros que manejan un idioma que les es ajeno, que tienen una base que les hace quedarse atrás, frustrarse, sentirse peores que los demás y aún encima reciben algún que otro mensaje vejatorio.

Está claro que muchos de mis compañeros de profesión (no sólo me refiero a los de mi centro, sino a todos en general), profesores con cierta edad y con el techo lo suficientemente bajo como para no querer adaptarse, siguen aplicando el baremo que utilizaban antes a los alumnos de ahora.

Vamos a ver, señores, si alguno de ustedes hubiera tenido que viajar (pongamos por caso) a Hungría con 17 años, y el sistema educativo nacional les obligara a matricularse hasta los 19, y tuvieran que compartir aula con alumnos de entre 16 y 18 años que hablan un idioma que ustedes no manejarán hasta pasados unos años, y que manejan unos conocimientos diferentes a los que se enseña en España... ¿no se sentirían frustrados? ¿No pedirían ayuda? Si fueran evaluados por profesores de la antigua escuela incapaces de ir más allá de medias con hasta tres decimales, puntuaciones de SÍ/NO, APTO/NO APTO, incapaces de valorar cuestiones tan necesarias como el esfuerzo personal, la evolución que ustedes hayan experimentado desde su llegada, sus destrezas a la hora de comunicarse, expresar ideas de modo coherente, seguir explicaciones o colaborar con compañeros, ¿no creerían que el sistema cojea?

Por supuesto que sí, lo que ocurre es que cuando uno se acostumbra a la excelencia académica, tanto la propia como la de sus hijos, puede llegar a perder la perspectiva, a dejar de entender que somos muchos y muy diferentes y que todos somos válidos, más allá de las preguntas que sepamos responder en un examen escrito; que la nota es un resultado inmediato, no inherente a la persona; que un agricultor puede recoger una mala cosecha un año y otra excelente el siguiente, Y VICEVERSA.

Cuando uno sólo come marisco puede olvidar las virtudes de una sardina bien asada, pero esa sardina bien asada sigue siendo un manjar insustituible.

Los alumnos no son como éramos nosotros antes: el perfil social de los padres hoy día ha cambiado tanto que cualquier comparación resulta todavía más odiosa que la proverbial.

Antes, un alumno manejaba únicamente conocimientos de ocho-diez áreas básicas, y año tras año ahondaba en ellas de tal manera que en 7º de EGB podía escribir perfectamente sin faltas de ortografía, con un vocabulario ajustado a su edad y comportándose con una madurez bastante mayor que la de muchos alumnos del actual 1º Bachillerato (antiguo 3º BUP). Pero lo que se olvida en este discurso tecnofóbico, rancio y reaccionario es que ninguno de nosotros sabía utilizar las tecnologías que ellos sí emplean: ordenadores, archivos MIDI, recursos informáticos... Antes leíamos más porque el soporte de la información era esencialmente escrito: enciclopedias que alicataron tantos y tantos salones (muchas de ellas permanecen vírgenes, envueltas en un pudoroso plástico de “recién comprada pero aún sin leer”).

Los alumnos de ahora, según los principales cambios del sistema educativo, afrontan un promedio de entre 10 y 13 materias por curso, motivo por el cual hay que reducir la carga lectiva de algunas de las que antes se veían concienzudamente. A cambio de esta pérdida (que se refleja sobre todo en la merma de su vocabulario si no son alumnos especialmente motivados para la lectura y sus dificultades de comprensión en la lectura de textos, enunciados y problemas), tenemos alumnos que tienen conocimientos de muchas más áreas que nosotros: tecnología, cultura clásica, música, plástica, economía, francés, portugués... A cambio, también reciben una formación mucho más enfocada a sus intereses, y existen nuevas ofertas formativas (bachillerato de artes escénicas...).

El problema es que muchos de los ojos que los observan y comentan la jugada lo hacen utilizando el baremo que se usó con ellos mismos. Por esta razón existe esa incómoda idea tan generalizada de que los alumnos de ahora no saben nada de nada. Vamos a ver, señores, está claro que ni leen todo lo que leíamos, ni escriben como lo hacíamos nosotros, ni tienen los conocimientos de “cultura general” e historia que nosotros podíamos tener, pero ninguno de nosotros con su edad manejaba sus tecnologías, su mundo es un mundo esencialmente visual y lleno de estímulos inmediatos y fugaces, con documentales, series, capítulos que se pueden ver en cuanto quieran, caprichos siempre listos para ser satisfechos...

Y eso, señores míos, no culpa de ellos: es culpa nuestra. No pudimos disfrutar de todas esas cosas en nuestra infancia y ahora, para llenar el bolsillo, aumentar el número de visitas por día en la web, alojar publicidad para cobrar más dinero y demás creamos un mundo en el que “esperar” y “frustración” son dos palabras inexistentes para muchos adolescentes. No es su culpa.

Volviendo al tema de la escuela, creo que después de haber adaptado las aulas a la diversidad tan grande de alumnos que las llenan (emigrantes, niños con discapacidad, niños superdotados, niños con familias desestructuradas...), se están dando pasos atrás por culpa de una crisis que unos provocan y otros pagan.

¿De qué sirve llenar de ordenadores las aulas si quitamos profesores para recortar presupuestos?

Ah, ya caigo, volvemos al tema ese de la “excelencia”. Sí, no es tan mala idea después de todo: me cargo los desdobles, suprimo plazas que antes había sacado a oposición por cuestiones electorales, tengo bailando como interinos a los profesores funcionarios a los que aún no se adjudicó plaza alguna (estarán pensando, con sonrisa maliciosa y frotándose las manos: a ver si muere alguno y las amortizamos...), meto prisa para las jubilaciones LOGSE y así nos deshacemos de unos cuantos dudosos, lleno de absurdas secciones bilingües la geografía gallega (absurdas por las condiciones en que tienen que trabajar los profesores de inglés, sin poder mantener sus desdobles...), lleno de ordenadores las aulas de 1º ESO y además puteo a los profes con encuestas para que me digan, el primer día de sus prácticas de conducir, qué tal se manejan en las autopistas y aparcando en batería...

Limpio de alumnos problemáticos el centro ahuyentándolos con juicios de valor personalizados, haciéndoles sentir los culpables de sus dificultades de aprendizaje y así, sin emigrantes y con gallegos bilingües que controlan internet, lograré tener esas aulas maravillosas en las que yo estudiaba de adolescente.

La excelencia académica se puede conseguir, suprimiendo a los alumnos que es difícil que aprueben, o regalándoles los aprobados. ¿Qué pasaría si esos profes que tanto se quejan de lo mal que les llegan a veces los alumnos de los cursos bajos, los recibieran a todos en tropel? Quiero decir: muchas veces algunos profesores de bachillerato obvian el trabajo que hacen los profesores de primer ciclo de ESO al trabajar con alumnos realmente difíciles, alumnos que se te rebotan en clase, a los que les da igual la nota y no los puedes ni echar ni reñir. Si aquellos profesores de bachillerato no tuvieran la criba que suponen 1º y 2º ESO, tendrían alumnos muy muy difíciles en sus aulas. Entonces, sólo entonces, sabrían lo que es luchar cada día.

Decía Carlos Negro en su maravilloso libro Abelcebú que los “escrúpulos” son estorbos en el camino del éxito. Efectivamente, pero aquí no hablamos de éxito a través de fabulosas estadísticas de Selectividad, o de absurdas medias que puntúan a los alumnos y a sus profesores, sino que el éxito, el auténtico éxito, es conseguir que los alumnos aprendan cosas, y eso a veces se plasma en un 4, pero que meses antes era un 0.

No se puede medir la efectividad del hecho educativo, no se puede “pesar” lo acertado de los métodos empleados a través de exámenes... es un tedioso trabajo lleno de satisfacciones a veces, otras veces duro y estéril como un erial, pero es lo que nosotros hemos escogido, los profesores, y no podemos buscar en nuestra experiencia personal la vara de medir los progresos de nuestros alumnos, sino que serán ellos (algún día) los que comprueben en su día a día los conocimientos que hayamos podido transmitirles.

El hecho educativo no es un camino hacia la excelencia, ni un camino hacia nuestro pasado, sino que nosotros somos meros adoquines en el camino de baldosas amarillas que conducirá a nuestros alumnos (y a nosotros mismos) al mundo real del futuro, que se encuentra muy muy lejos de este mundo de Oz que es la Escuela.

Etiquetas: , , , ,

Carlos Negro y su último libro: "Abelcebú". Presentación en "Aira das letras" (Allariz)

20110209124635-img-3922-225x300.jpg

El fantástico poeta Carlos Negro, de quien ya hablamos en este y otros blogs, nos presentará el viernes 11 de febrero a las 20:00h en Allariz su último libro: Abelcebú. (Ya le dedicamos otro articulo a este libro)

Se trata de un "diccionario" poético, en el que con su característica ironía define muchas palabras. Su inteligente mirada, su sarcasmo, su agudeza conceptual son sólo algunas de sus muchas virtudes.

El lugar de la presentación es otro lujo: la librería Aira das letras, un acogedor rincón dedicado a la cultura que está situado en un enclave bellísimo: Allariz. (Por cierto, si os pasáis por aquí no dejéis de visitar la tienda de decoración Gaia lar, os encantará)

El club de lectura del instituto, A árbore vermella, asistirá a esta cita. ¿Te la perderás tú?

09/02/2011 12:46 davidov3 #. Galego No hay comentarios. Comentar.

"Shutter Island", la segunda película de nuestro ciclo de cine

La película que hemos tenido el placer de ver el pasado jueves es Shutter Island, una magnífica película de suspense en la que el espectador debe interpretar lo que se le muestra.

Si no viste la película y tienes intención de hacerlo, no sigas leyendo este artículo.

Del mismo modo que en El guardián entre el centeno (novela de Salinger protagonizada y narrada en primera persona por un mentiroso adolescente que se escapa del internado en el que vivía), el punto de vista de la película es falso, se nos dan como ciertos datos que son ficticios y tan sólo al final descubrimos realmente que el protagonista es el enfermo nº 67, asesino de su propia esposa, a quuien mató tras descubrir que ella (psicótica) ahogó a sus tres hijos en el lago de al lado de su casa.

Para huír de la culpabilidad, se inventa una investigación, una conspiración del mundo contra él, desdobla la realidad en personajes perfectamente interrelacionados (de hecho, sus nombres son amalgamas entre sí del apellido de su esposa).

En el centro psiquiátrico deciden darle una última oportunidad para ver si se puede curar o si acaban lobotomizándolo, pues se trata de un enfermo muy violento que golpeó a otros internos.

Para ello, llevan a cabo una farsa en la que le siguen la corriente: uno de los doctores se hace pasar por su ayudante, ambos "entran" en la isla para investigar dónde está Rachel Solando, una paciente desaparecida.

Al final de la película, en el momento de la anagnórisis en la que el espectador se despoja de las mentiras del protagonista y se distancia de él, accediendo a la verdad, se juega nuevamente con la ambigüedad cuando se despide del médico con esta frase, tras haberse hecho el loco deliberadamente: "¿qué es mejor: vivir como un monstruo o morir como un buen hombre?". Tras esa frase, sabemos que lo van a lobotomizar, que el médico que se había hecho pasar por su ayudante y da la señal para que se lo lleven (confirmando que ha vuelto a recaer) recibe el mensaje secreto que abre la terrible duda: ¿seguía estando loco o prefirió morir antes que seguir siendo un hombre violento y enloquecido?

Es extremadamente poético el uso de los sueños y la música. Por ejemplo la escena del campo de concentración donde yacen su hija muerta y la enfermera que se hacía cargo de él (esa mujer que unas veces se aparece en la película como si fuera Rachel Solando, a lo largo de las escenas oníricas se da a entender que fue quien mató a los niños en el río - con lo que se sugiere que sea su madre o incluso la pareja de Teddy- y al final, ya como lo que es realmente: la enfermera de Teddy), o la escena del salón y la lluvia fuera... La música de Mahler (cuarteto de cuerdas y piano en la menor, bellísimo) en el gótico salón, donde el fuego resguarda al asesino Laedis (con el ojo tuerto y la cicatriz cruzándole la cara, cerilla en mano) de la fiereza del clima externo (bella metáfora que refleja el modo en que el enfermo Teddy se refugia de todo lo que le pasó creando una ficción en la que era valiente, necesario, heroico en lugar de ruín, violento y enfermizo)...

14/02/2011 11:09 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.

Carlos Negro y su libro "Abelcebú", presentación en Allariz

20110214111527-s21c12f1.jpg

Tal y como anunciamos anteriormente, la visita de Carlos Negro a la librería Aira das letras (Allariz) fue una auténtica maravilla.

Nos leyó fragmentos de su libro, después de leernos la introducción y alguna que otra cita. Definiciones tan acertadas como la de ADOLESCENTE, MULLER o HERBA se escurrieron en nuestros oídos como gotas de rocío entre las ramas. Aquí os copio la definición de PALABRA:

"a de honor remata en traizón, a de matrimonio, en divorcio, a de Deus, en castigo; as boas vólvense falsas, as medias, mentiras, as maiores, ofensas; aprender a dala, leva tempo, saber mantela, custa caro, cumprila sempre, non cae do ceo; para medir ben o seu alcance, usándoa ao dereito, hai que arrincar pedras cos dentes, dirixíndonos aos demais sen que se nos perda o fío, sen retorcer á mantenta o seu significado, sen deixar ao interlocutor con ela na boca; pero o que máis dá que tecer, o que leva unha xeira, é fuxir daqueles que pretenden quedar sempre coa derradeira; nunha palabra: sexan vostedes xente de palabra, fuxan dos que non a teñen e se non atopan nada interesante que dicir, non digan ren."

Os recomiendo muy mucho que lo leáis.

Un juego que nos propuso fue que cada uno de nosotros definiera por escrito palabras elegidas por él, como SESEO, HORTA, VERGOÑA, GALICIA, GALIZA, PANTALÓNS, PENÍNSULA...

El club de lectura fue allí, y disfrutamos muchísimo.

Fue un gustazo, ¡¡mil gracias Carlos!!

 

14/02/2011 11:15 davidov3 #. Galego No hay comentarios. Comentar.

Un poema en el día de los enamorados

Para acompañar este poema elegí esta maravillosa pieza de Mendelssohn (la Obertura de "El sueño de una noche de verano", muy melódica y alegre, ideal para enamorados...)

Una renuncia que escuece casi tanto como seguir la lucha,

una espera que aún lo es y no te dice hasta cuándo,

un adiós que se abriga con las mantas del recuerdo

y no hace más que pasar frío entre ardores invernales,

una mano que acaricia párpados cerrados

mientras explotan venas ardientes de pasión

arremolinándose en camas ajenas,

humillando con redobles de cabezal vecino

el triste silencio propio,

un empacho de ternura y cuidados

que hace enfriarse la carne y la deja seca,

o también un beso húmedo y discreto

que da más hambre de la sed que sacia;

 

un embuste que cuesta mucho y vale poco,

una verdad que se prostituye a cambio de un plural,

un nosotros que no siempre incluye a la pareja,

una búsqueda que acaba en cuanto empieza,

una canción que tú cantas y otros saben mejor que tú,

un himno que repites sin entender toda la letra,

una caricia inesperada que dobla el espinazo

con una descarga de eléctrica sorpresa,

un empujón que ves venir y esperas,

una caída que te arranca del solitario nido,

un cascarón que alberga a dos

o dos que buscan un escondrijo;

 

una borrachera descomunal que te ciega y ensordece,

alejándote de todo y de todos,

una lectura que secuestra a tu alma

desde el primer párrafo,

una rima tan fácil como imposible,

un hecho que en todo es plural a la vez que único,

una flor que engulle tierra y se deja morir en ella,

una embestida salvaje que esparce ternura y fiereza a partes iguales

entre pasos de danza: tango o samba,

una mirada que es espejo de sí misma

y de todas las de la eternidad,

un pedacito de universo que cabe entre los pliegues de un meñique,

el destello secuestrado en tu boca de princesa,

un sol que no sabe si es sol o es luna,

 

una ración de soledad hervida a fuego lento,

entre voces que intentan apropiarse de lo ajeno

ya sea a través de la cordialidad del amigo temporero

que se apunta a la vendimia a media jornada,

o también mordiendo ramas secas en la rumia del mendigo con corbata

que balbucea medias verdades que colman tercios de almas huecas;

 

un plural que nunca podrá pronunciarse en voz alta,

un beso en la mejilla que siempre roza la comisura de los labios,

una mirada felina que se esconde entre las cortinas de la ambigüedad amistosa

un futurible sospechado que no se reconoce

porque tan sólo en las tinieblas de la ensoñación es dulce, a medias,

un “yo no dije, tú tampoco” que prolonga la sombra del ciprés,

un halo de luz que nadie más ve;

 

una palabra de apoyo en el mejor momento,

saciando ecos de voces lejanas,

regurgitadas desde las ramas de olivos muertos superpoblados;

un oído dispuesto a dar cobijo

a la triste colmena herida,

zumba que zumba,

dispuesta a todo por ver crecer la dulce miel

entre aguijones y venenos y laberínticas paredes;

 

un aquí y un ahora,

una promesa que se cumple,

un abrazo que siempre se da,

un guiño que comparte la felicidad del universo conocido

y la grandeza del eterno porvenir,

un silbido que te ensancha el pecho y te mueve a soñar,

una sonrisa entre lágrimas,

un suspiro necesario,

un nosotros que siempre abre puertas

y un mañana que empezó hace ya un ratito…

 

eso, eso es amor,

y quien lo probó lo sabe.

14/02/2011 20:19 davidov3 #. Mis escritos Hay 1 comentario.

Emilio Duró, el hombre del Optimismo y la ilusión

Ayer en el programa de Buenafuente descubrí a este orador, comunicador y visionario. Una persona capaz de explicar cómo ser feliz, ya que se ha centrado en el estudio de aquellos que son felices.

Es Emilio Duró, dice cosas muy interesantes. Aquí tenéis enlaces de gente que comenta lo que opina sobre él: hay quien le admira y quien le critica.

Esta ponencia ocupa bastantes vídeos:

Vídeo 1, vídeo 2, vídeo 3, vídeo 4, vídeo 5, vídeo 6, vídeo 7, vídeo 8, vídeo 9, vídeo 10, vídeo 11, vídeo 12

15/02/2011 14:25 davidov3 #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Este jueves, en la librería Aira das letras (Allariz), presentación de comics de la editorial Demo

lobos_4[1]

No te lo pierdas, este jueves a las 20h en la librería Aira das letras (Allariz), habrá una presentación de la fabulosa editorial Demo, especializada en comics gallegos.

Se sortearán ejemplares entre los asistentes.

16/02/2011 00:26 davidov3 #. Galego No hay comentarios. Comentar.

"Origen", tercera y última película de nuestro ciclo de cine

20110218214517-inception.jpg

Ayer tuvimos el placer de soñar y despertarnos una y mil veces en esta magnífica película de Nolan.

Ya habíamos comentado algunas cosas en artículos anteriores, además de citar el fabuloso artículo de Teresa Losada.

Si no has visto esta película y tienes pensado hacerlo, no sigas leyendo este artículo.

A la hora de aventurar interpretaciones, nos vemos rodeados por una montaña de argumentos que defienden diversas hipótesis, pero siempre hay cabos sueltos.

Intentaré resumir el argumento:

Cobb (Leonardo Di Caprio) trabaja con un grupo heterogéneo y cambiante de profesionales para "extraer" información útil a empresas o particulares. Su método se basa en dormir al individuo que tiene la información, entrar en su sueño y buscar en los recovecos de su subconsciente la información deseada.

Saito, un poderoso e influyente empresario japonés interesado en que su rival Fisher no continúe adquiriendo poder, decide contratarlos para que hagan una INCEPCIÓN, es decir, para que penetren en la mente del joven heredero del recientemente fallecido Fisher y lo convenzan de que deje el mundo empresarial y deje vía libre a Saito.

Saito le ofrece a cambio algo que Cobb no puede rechazar: mediante una llamada telefónica arreglará las cosas para desaparezca la orden de busca y captura que pesa sobre él (sospechoso de haber matado a su esposa), actualmente fugitivo de la ley.

Cobb inicia su búsqueda de un buen equipo para llevar a cabo la difícil tarea: una cosa es robar información, otra muy diferente (por su calado, el significado que puede llegar a tener y porque cambia el rumbo de la vida de una persona) es sembrar una idea en su subconsciente, dejar que crezca y que el consciente la interprete como propia.

Ya tiene a su amigo matemático, hábil en cuestiones técnicas pero poco imaginativo.

Buscan a la mejor arquitecto que hay en la facultad francesa donde imparte clases el padre de Cobb. Encuentran a Ariadne, una inteligentísima joven capaz de elaborar laberintos. La necesitan para que cree los escenarios que cada soñador del equipo memorizará y utilizará como espacio que el joven heredero llenará con proyecciones de su subconsciente.

En este momento, de paso que Cobb entrena a la chica, nos explica a los espectadores un par de conceptos fundamentales en esta película: el soñador pone el escenario y el sujeto lo puebla con proyecciones de su subconsciente. Hablando con ellas se puede obtener información del sujeto, que encerrará en cajas fuertes y lugares recónditos sus secretos más íntimos. Esas proyecciones intentarán destruir a todo aquel que sea extraño y haga modificaciones en el sueño.

Cuando a alguien lo matan en un sueño, despierta. Pero el dolor que te produzcan (pegarte un tiro en un pie, cortarte la cara...) es real, porque lo produce el cerebro.

Cuando alguien entra en esta dinámica de sueños, necesita algo que le permita distinguir la realidad de la ficción, y los sueños propios de los ajenos. Para eso tienen el tótem, que es un pequeño objeto personal e intarsferible que te permite saber dónde estás.

La manera de hacer que alguien despierte a la fuerza si las cosas se complican es lo que llaman LA PATADA: un movimiento o acción que forzosamente hace despertarse al soñador. A veces utilizan una canción (siempre la misma de Edit Piaf), a veces un empujón, tirar a alguien en una bañera o de una banqueta en equilibrio inestable.

Es peligroso utilizar recuerdos para llenar los espacios oníricos, y eso es así sobre todo porque el sujeto corre el riesgo de perder la capacidad de distinguir realidad y ficción.

Una de las proezas que logra Cobb, y que lo convierten en el mejor en lo suyo, es crear sueños dentro de sueños. Si en el mundo real duermes cinco minutos, en el primer nivel de sueño el tiempo parece ir más lento porque el cerebro es mucho más eficaz: parece transcurrir una hora. En un segundo nivel aumenta el tiempo, y así sucesivamente.

Busca también a un falsificador, y para ello recurre a un viejo amigo. Él se especializa en investigar el entorno personal de Fisher, para poder hacerse pasar por su tío (un hombre que realmente no quiere al joven y está interesado en su fortuna, pero el joven lo ignora) en el sueño.

Finalmente, necesita a un químico capaz de elaborar un sedante que los haga dormir diez horas del tirón, lo suficientemente potente como para que nadie se despierte en el primer nivel (lo que echaría por tierra toda la operación).

Y ahí comienza la operación ORIGEN: Saito se empeña en ir con ellos para comprobar que Cobb hace bien el trabajo, así que compra la aerolínea en la que Fisher viajará de Sydney a Los Ángeles al funeral de su padre. Son diez horas de viaje. Todos van con él, y le echan el sedante en la bebida del avión.

Se abre el primer nivel de sueño: el sujeto es Fischer, y el soñador es Yusuf (el químico). Como no fue al servicio antes de dormirse, llueve en este escenario.

Están en una ciudad y roban un taxi para que Fisher entre. Lo secuestran y se lo llevan a un almacén, escapando de las proyecciones de su subconsciente, mucho más peligrosas de lo esperado. En la huida, aito es herido de bala y amenaza con morir. Intentan matarlo pero Cobb se lo impide, ya que con la dosis de sedante consumida no se despertaría, sino que vagaría por el limbo indefinidamente.

Escapan en una furgoneta tras un engaño en el que le hacen creer a Fisher que su tío (realmente el falsificador haciéndose pasar por él) fue torturado para decir la contraseña de la caja fuerte donde está el testamento de su padre.

La huida terminará en un puente, del que caerán al agua. Esta caída se verá a cámara muy lenta para que los otros niveles de sueño tengan lugar.

En el segundo nivel de sueño el soñador es el matemático, que los sitúa a todos en un hotel de lujo. En ese hotel, Cobb se gana la confianza de Fisher al desvelarle que todo es un sueño y que "alguien" intenta secuestrarlo. Encuentran a su tío (ahora sí que es una proyección de él) y lo duermen, para dar lugar al tercer nivel de sueño.

En este tercer nivel, el soñador es realmente el propio Fisher, que ve un escenario en la nieve donde las fuerzas de seguridad de su subconsciente protegen un fuerte acorazado que guarda en su interior la cama con su padre moribundo y la caja fuerte con el testamento de la escena final.

Tras muchos tropiezos logran que Fisher llegue a la cámara, pero una proyección del subconsciente de Cobb lo mata: Mal, su esposa, persigue a Cobb una y otra vez, arrastrándolo al abismo de su ensoñación enfermiza. A Ariadne se le ocurre que podrían utilizar el desfibrilador como patada para despertar a Fisher en el momento de regresar desde el Limbo (siguiente nivel de sueño), y se ofrece para descender con Cobb y buscar en el Limbo de los soñadores que no despiertan y los muertos a Mal y a Fisher, atrapado por ella.

Lo hacen y Cobb se queda con Mal abajo, dejando huir a Ariadne y Fisher, tras una reveladora conversación entre Cobb y Ariadne en la que le cuenta todo lo que construyeron durante años allí abajo y la confesión ante ambas de su culpabilidad al haber hecho un Origen a Mal (metiéndole en la cabeza la idea de que su mundo no era real, para convencerla de que abandonasen ese mundo de ficción y regresaran a la vida real y a cuidar a sus niños, suicidándose en la vía de un tren y regresando como dos ancianos encerrados en cuerpos de jóvenes).

Fisher vuelve al ser desfibrilado, y entra en la cámara acorazada donde se produce la catarsis: se reconcilia con su padre al abrir la caja fuerte y ver en ella que el testamento de su padre es su deseo de que sea libre y siga su propio camino. Un molinillo de papel que aparecía en la foto de ambos cuando era niño confirma su deseo de ser querido por su padre.

Cobb se despide de Mal después de pedirle perdón, y busca en el Limbo a Saito, para rescatarlo y asegurarse de que cumpla su parte del trato y haga esa llamada telefónica en el avión.

Esta escena entre los dos es la primera de la película, y se repetirá al final, cerrando un círculo.

El tiempo se acaba y se suceden las patadas simultaneadas: Ariadne se tira del edificio donde Mal y Cobb se quedaban, despierta en la nieve, donde los explosivos destruyen todo, despertando al falsificador; en el segundo nivel, que está sujeto a la ingravidez por la influencia del primer nivel (la furgoneta cayendo al agua), el ascensor propulsado por unos explosivos choca con el suelo, haciendo que se despierte el matemático; cuando la furgoneta llega al agua, se despiertan todos menos Cobb, que aún no volvió. Sólo les queda esperar a que pasen las diez horas en el primer nivel.

El final de la película muestra la llegada del avión a Los Ángeles, la llamada de Saito, el regreso al hogar de Cobb y su reconciliación con su familia.

Tan sólo una pieza del puzzle pone la interrogante al final del film: Cobb tira la peonza, su tótem, y esta se queda girando indefinidamente, hasta que se apaga la pantalla.

¿Quiere esto decir que todo este final es un sueño? ¿Podríamos pensar que, tratándose del tótem de Mal (y no del de Cobb) todo lo que vemos no tiene fiabilidad? ¿En dónde termina la realidad y dónde el sueño?

"Origen", una apuesta por la complejidad formal, la plurisignificación, la ambigüedad, el laberinto como espacio, tiempo y trama, el espectador como colaborador y cocreador provisto de un cerebro continuamente estimulado, al que se le ofrecen muchos recursos para hacer casar las interpretaciones.

"Origen", un film cuyos personajes representan distintas destrezas y nos las muestran sin pudor al realizar una tarea cuestionable éticamente pero justificada por el dinero que mueve: el talento de una prodigiosa arquitecto que se refugia de los límites de la realidad creando figuras y formas imposibles, elaborando laberintos para engañar a otros en ellos; la destreza del falsificador, un ser camaleónico capaz de decir lo necesario para dominar emocionalmente a su víctima en un proceso de sabotaje; un matemático insensible e inteligentísimo que elabora difíciles paradojas en su búsqueda del dinero fácil; Yusuf, un químico que por unas monedas te fabrica la droga necesaria para vivir en un mundo irreal que te proporciona felicidad como evasión, pero que también te puede envenenar o drogar para robarte ideas, pensamientos...; y Cobb, el cerebro que orquesta todo en su enfermiza huida de la culpa. Una culpa con falda, ojos, labios, nombre... Un amor imposible e inolvidable, una vida familiar destrozada por la fuerza de una idea sembrada en su cerebro sin su permiso, y que terminaría por hacerla incapaz de ser feliz tanto en el mundo de los vivos como en el de los soñadores. Una culpa capaz de hacerle mentir a sus compañeros, capaz de hacerle ponerlos en peligro con tal de lograr un enchufe que le permita volver a su país, a su casa, a cuidar de unos hijos de los que lleva escapando tiempo y tiempo.

Y ante todos ellos, un pobre millonario que lo único que tiene es dinero y una falta de afecto tal que le permite cambiar un reino empresarial por una frase de cariño.

"Origen", o la paradoja del sueño soñado sin despertador al lado.

"Origen", o la banda sonora que te toca el corazón y te empuja al abismo de lo que podría haber sido y no fue.

Una obra de arte, un auténtico placer.

  

 

 

 

18/02/2011 21:45 davidov3 #. Literatura Hay 1 comentario.

Reflexión sobre nuestro ciclo de cine

20110221141943-shutterislandposterrrr.jpg

Una vez hemos terminado nuestro primer ciclo de cine (en este artículo tenéis la pregunta que lo originó, y en estos tres artículos una breve reseña sobre cada visionado - Memento, Shutter island y Origen), toca reflexionar sobre qué es lo que tienen en común estas películas.

Atención: si no viste alguna de estas tres películas y tienes pensado hacerlo, no sigas leyendo este artículo.

Estuvimos analizando en el aula algunas escenas de las tres películas, sobre todo aquellas en las que la música ofrecía más elementos para analizar (por ejemplo: la escena de Shutter island en la que aparece Teddy en el campo de concentración, con esa música tan tétrica y rítmica, para aparecer en el lujoso salón donde Laedis escuchaba junto a la chimenea el cuarteto con piano de Mahler...), y después de comparar las tres películas llegamos a las siguientes conclusiones:

a) en las tres el protagonista es un hombre misterioso con un pasado que lo atormenta y que le impide vivir en el presente; así, en Memento Leonard está obsesionado con llevar a cabo su venganza y matar al asesino de su esposa, pero desconocemos los detalles hasta que termina. En Shutter island Teddy lleva a cabo una investigación innecesaria y tan sólo a través de sus ensoñaciones lograremos acceder a la verdad que le persigue. Origen muestra lo contrario: Cobb no huye de su pasado, sino que mantiene atrapado un recuerdo (su esposa) y sólo al final sabremos qué ocurrió exactamente;

b) en las tres la muerte de la esposa pesa como una losa; una vez que descubrimos las causas de las tres muertes (la esposa de Leonard murió porque, aunque sobrevivió al asalto del violador misterioso, no soportó el estado de su marido, y como experimento dejó que le administrase demasiadas dosis de insulina; la esposa de Teddy, loca, ahogó a sus tres hijos en el lago de al lado de casa, y éste, rabioso y fuera de sí, le pegó un tiro; la esposa de Cobb se suicidó al no distinguir si la realidad era un sueño o no, y convencida de que al morir en este mundo despertaría en el REAL se tiró por la ventana) sabemos el nivel de responsabilidad o culpa que el protagonista tiene;

c) en las tres el espectador percibe la realidad completa o totalmente distorsionada; Leonard no puede recordar lo que le ocurre, y por eso es incapaz de acceder a la verdad que en su momento supo y quiso falsear por insoportable (él mató a su mujer y ya se vengó del auténtico violador). Al espectador se le va dosificando la información en pequeñas dosis de tres o cuatro minutos (el tiempo que él es capaz de mantener en su memoria lo que le ocurre), y luego da un salto temporal hacia atrás (flashback), para mostrar el fragmento anterior. De modo transversal, una segunda línea temporal - esta cronológicamente ordenada) aporta información sobre los antecedentes del protagonista. Así, con un poco de información y mucho desorden, pero percibiendo con claridad los eslabones que unen la película, llegamos a comprender lo que ocurre al final. Teddy no puede acceder a la verdad porque siente tanta culpa por lo que hizo y es tan inteligente y violento que crea una nueva realidad en la que su papel pasa a ser heroico, en la que todos los personajes de la película son otros, en la que hay una conspiración contra él, y en la que sólo él se considera realmente cuerdo. Al llegar al final de la película, la verdad desenmascara su situación real, y nos permite reinterpretar todo lo visto hasta entonces, invitándonos a dudar del protagonista. Finalmente, Cobb vive en un mundo donde muchos desconocidos lo persiguen (tanto en los sueños - las proyecciones del subconsciente del sujeto - como en la realidad - las fuerzas de la ley). A nosotros nos dan como verdadero lo soñado en más de una ocasión, y ese final tan misterioso no ayuda a tener ninguna certeza;

d) la culpa es el motor de la acción; así, la incapacidad de recordar unida a la insoportabilidad de haber matado a su pareja sin saberlo convierten a Leonard en alguien que se miente a sí mismo para seguir viviendo; la culpa mueve a Teddy a crear una enorme película entorno a sí mismo, y reparte su responsabilidad entre personajes inexistentes que le ayudan a vivir; Cobb mo soporta haber traicionado la confianza de Mal al haberle introducido en la cabeza la idea que acabaría con ella, y por eso hay varios silencios en la película cuando tratan el tema del "origen" como un procedimiento realmente posible pero peligroso.

Hombres que mienten al espectador, que huyen de muertes horribles e involuntarias, trágicas, inevitables al ser personas tan violentas.

Mujeres que son el eco de la culpa no aceptada, que vienen en sueños, en recuerdos, en mensajes, para traer el recuerdo de lo que no debió haber ocurrido nunca.

Tres películas muy buenas que han sabido combinar el éxito en la taquilla, la acción que entretiene al inquieto, el argumento que da conversación al curioso, la complejidad formal que llena de tinta los papeles sobre cine, y sobre todo el peso - la humanidad - que sacia la sed de vida que tantos espectadores y lectores tenemos.

 

21/02/2011 14:19 davidov3 #. Literatura Hay 1 comentario.

Dos documentales sobre la historia de los videojuegos

En este artículo encontraréis enlaces a los vídeos del documental de Discovery Channel sobre la historia de los videojuegos.

A la cabeza del artículo tenéis el primer vídeo de la serie; aquí los demás:

Vídeo 2, Vídeo 3, Vídeo 4, Vídeo 5.

Aquí tenéis otra Historia de los videojuegos:

Vídeo 1, Vídeo 2, Vídeo 3Vídeo 4, Vídeo 5, Vídeo 6, Vídeo 7, Vídeo 8, Vídeo 9

Aquí tenéis un vídeo en el que se analizan los 42 juegos de siempre de Nintendo.

Muy interesantes

22/02/2011 10:48 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris