Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2011.

Vuelta al cole

20110901195044-rentree3.gif

Termina el mes de agosto y empezamos con energía el mes de septiembre.

Con energía porque hemos estado descansando un verano, con energía porque nos encanta nuestro trabajo y nos lo hemos currado muy mucho para conseguirlo (con incontables horas de estudio, sin garantías de que fueran a convocarse oposiciones ese año, con dudas sobre el peso que tendría el baremo y las posibilidades que tendríamos los novatos, con muchas noches en vela soñando con esa primera clase que deseábamos poder impartir algún día, con mucha tensión a las tantas de la mañana estudiando el temario o preparando alguna de las pruebas o ya en Lugo opositando, caminando por sus calles con la mirada extraviada y la mente revoloteando muro arriba calle abajo..., sudando frío ante el tribunal, viendo salir desesperados a compañeros de oposición..., consultando las listas en la web  cada diez minutos para ver qué ocurría...), con energía porque amamos la enseñanza y nos dedicamos al 150 por cien a nuestros alumnos, con energía porque empezar un nuevo curso es seguir cumpliendo cada día nuestro sueño de ser profes.

Pero también lo empezamos con energía porque tendremos mucho por lo que luchar, y así nos lo auguran las noticias que aparecen en la prensa: por un lado, y añadido a los indignantes recortes de que ya hemos hablado anteriormente, Esperanza Aguirre ofrece pagar las "horas extra" que aparecen al aumentar de 18 a 20 las horas de clase en ESO... Eso significa que el gobierno ha movido la primera ficha al bajarnos el sueldo un 7% (unos 140 euros mensuales de media, más o menos), y ahora el PP se aprovecha para suprimir a 2200 interinos que se quedarán sin sueldo (es decir, incrementando las listas del paro...) para repartir "algo" de ese dinero entre los cabrones con plaza que admitamos asumir un incremento horario de 2 horas semanales con su consiguiente premio.

Es decir, volvemos a fragmentar al profesorado entre buenos y malos, nos quitamos de encima un montón de profesores (que hacen falta, señores, no lo olviden) y a cambio les damos una limosna a los que no podemos quitarnos de encima porque son funcionarios.

¿A qué vino tanta oposición? ¿Para qué tanta plaza? Ahora hay funcionarios que aprobaron hace años y aún no saben dónde darán clase. Y además nos vienen con estas milongas: divídanse otra vez, dejen solos a los interinos, que se jodan por haber aprobado, les quitamos sus puestos de trabajo y además para que no nos formen corrillo los untamos a todos ustedes con un extra por su sacrificio.

Una amiga mía ha dado clase este curso en el norte de Galicia, y su sustitución terminó justo antes de empezar el verano. Como le quedaron alumnos para septiembre quiso saber si tenía que dejar sus exámenes de septiembre ya escritos, y para su sorpresa el equipo directivo se lo prohibió. La persona a la que sustituye estará de baja a la vuelta del verano, pero a ella ya le cortan esos dos meses de trabajo. Y para cuando los niños lleguen, NADIE habrá redactado sus exámenes de septiembre, porque la jefa del departamento (responsable en estos casos) era precisamente la persona a quien ella sustituía. De este modo, la Xunta deja sin atender los exámenes de septiembre de los alumnos, deja de pagar tres meses a uno de sus trabajadores, y si lo de Madrid crea precedente y es imitado en poco tiempo mi amiga y otra mucha gente como ella no trabajará en todo el año. Eso sí, cada profesor con plaza fija dará hasta dos horitas más para, entre todos, suplir la necesidad de tanto interino y sustituto.

En segundo lugar, hoy he podido leer en El Mundo (mala elección, sólo a mí se me ocurre leer este periódico en estos tiempos) que "los profesores amenazan con manifestarse por tener que trabajar 20 horas semanales".

Vamos a ver: ese titular es falso, crea una opinión que no tiene que ver con lo que realmente se denuncia y mancha la imagen de los profesores.

Un profesor que realmente atienda a sus alumnos (y os aseguro que somos la mayoría) trabaja mucho más que 40 horas semanales. Según la ley, estamos presentes en el centro 30 horas semanales, de las que hasta 18 son clases y lo demás guardias, reuniones y otras cosas. Pero cuando mandas deberes hay que corregirlos, y los exámenes, y los trabajos... y todo eso no lo puedes hacer en esas horas semanales porque ya estás dando clases (por cierto, las clases también lleva su tiempo prepararlas, no se improvisan). Por lo tanto, y asumiendo que somos un colectivo profundamente afortunado laboralmente hablando, es falso decir que las manifestaciones se harán por tener que trabajar dos horas más.

Ese no es el problema. El problema es ese enorme grupo de profesionales que se quedarán fuera de nuestros centros y que hasta ahora luchaban día a día, como nosotros, por el bien común, por la mejor educación de los hijos.

La opinión pública es como un bloque de plastilina: fácilmente se imprimen en ella ideas falsas que luego quedan enquistadas y es complicado modificar.

Está claro que un grupo de profesionales con tres meses de vacaciones anuales (2 meses en verano, 10 días en semana santa y casi 20 en Navidad), con un trabajo garantizado para toda la vida, con unas prestaciones en Sanidad y otros sectores enormemente útiles (aunque justo a partir de este año la universidad de nuestros hijos o la nuestra propia ya no nos salga casi gratis, como hasta ahora), es un grupo que no se manifestaría en tiempos de crisis por trabajar DOS horas más a la semana.

En absoluto.

De lo que se trata es que detrás de ese aumento horario hay una reducción de plantilla terrorífica, y eso es algo miserable cuando necesitamos más personal que nunca.

La diversidad de nuestros alumnos, de sus hijos, lo requiere.

No se dejen engañar por periódicos tendenciosos y malintencionados que sólo buscan amparar ante la opinión pública a los auténticos enemigos de la educacón de sus hijos: el PP, Esperanza Aguirre, el gobierno de la Xunta de Feijóo, quiere que nuestros alumnos se pierdan en un mare magnum de asignaturas, de opciones poco atendidas, dando cada vez más peso a una excelencia que sólo beneficia (como siempre) a la cúspide de esta pirámide feudal que es hoy día nuestra sociedad, y nos distrae con planes de conversación, intercambios con otros países y otras mil cosas muy interesantes cuando realmente lo esencial no está protegido: si usted tiene un hijo que no sea académicamente brillante y que no esté muy familiarizado con el aprendizaje de idiomas, sépalo desde ahora mismo: su hijo está en peligro.

Cada vez hay más dinero público al servicio de una minoría.

Volvemos al curso, queremos enseñar, pero el gobierno nos quita compañeros, nos disgrega infamemente, engaña a las masas sobre nosotros...

¿Pasa usted más horas semanales con su hijos que nosotros?

Si la respuesta no es afirmativa, háganos caso.

Para trabajar bien, necesitamos compañeros, no un aumentillo de salario tras un recorte miserable, sobre todo sabiendo lo que se avecina...

Uno de septiembre, el curso empieza de nuevo. ¿Cómo terminará?

Funcionario, y a mucha honra

20110904194113-funcionarios.jpg

Desde siempre quise ser profe, aunque le di muchas vieltas a la asignatura... Lengua, latín, historia de la música...

-¿Y tú qué quieres ser de mayor?
-Yo... profe de música.

Así de claro lo tenía ya a los quince años.

Vivo en un mundo en el que me señalan con el dedo
porque pertenezco a una casta de chupópteros,
los tan odiados como envidiados funcionarios.

No comprendo por qué nos odian tanto
cuando lo único que hicimos para alcanzar nuestro trabajo
es estudiar, mucho, muchísimo,
esforzarnos, darlo todo en los estudios,
enfrentarnos a un procedimiento selectivo
terriblemente duro
y conquistar la cima de nuestra meta:
trabajar educando a adolescentes
durante los mejores años de nuestra vida
para, con suerte, acabar jubilándonos con 70 años,
sin disfrutar del nivel de vida del que hoy disfrutan
nuestros jubilados.

No comprendo por qué nos castigan tanto
cuando no hemos chupado ninguna polla
para conseguir nuestro trabajo,
cuando no hemos hecho nada ilegal
para desempeñar nuestro oficio,
cuando no le debemos nada a nadie
y cuando pagamos nuestros impuestos.

Nos envidian porque tenemos vacaciones,
nos envidian porque cobramos todos los meses,
nos envidian porque los bancos siguen fiándose de nosotros
incluso en tiempos de crisis financiera.

Nos odian porque podemos salir de marcha,
nos odian porque el estado es quien nos paga,
y siempre lo hace,
nos odian porque no nos explotan laboralmente,
nos odian porque tenemos un trabajo digno...

Es el odio del gorrino embadurnado al jabalí sonriente,
un odio sucio porque nace del profundo desprecio,
del desconocimiento de lo que cuesta una plaza,
de la ignorancia más supina convertida en pancarta
y en chiste y en socarronería banal...

Nos quieren castigar con frasecitas como
"¿aún estás de vacaciones?"
"¡cómo vivís!"
"¡¡por fin se te acabaron las vacaciones!!"

Y yo pienso: ¿tanto te jode que esté de vacaciones?
¿tanto mal te produce que nadie me esté pisando la cabeza como a ti?

El funcionario pertenece a esa clase media que,
con sus vicios,
compra revistas, viaja, va a hoteles en puentes,
toma copas, algún día come fuera, va a conciertos
o regala lámparas a sus amigos recién casados.
Mientras él gasta ese dinero,
da de comer al quiosquero, al de la agencia de viajes,
al hostelero, al dueño del pub, al del restaurante,
al gerente de la sala de conciertos y a la dependienta
de la tienda de decoración.
Mientras te atienden todos estos profesionales,
muchos de ellos piensan que eres lo peor,
que eres la peste de la sociedad,
la razón de la crisis,
un vividor...
Y yo me pregunto:
¿si nos siguen bajando el sueldo seguirán riéndose?
¡¡Claro!!
¿pero si nos bajan el sueldo habrá que viajar menos,
comer en casa, no regalar lámparas...?
¡Claro!
Y un 7 por cien no te deja con hambre,
pero a lo mejor la tienda hay que cerrarla...

Quiero decir: el dedo que señala a veces hurga en los dientes
y se hace sangre, porque no todas las encías están igual de sanas...

Un funcionario nunca se enriquecerá,
porque su suedo está regulado por el estado.

¿Por qué hay tanto miedo a criticar a los auténticos cabrones
que nos han metido en esta crisis?
PORQUE CUANDO UNO ESCUPE MUY ALTO SUELE CAERLE ALGO ENCIMA, Y EN MUCHAS CASAS HAY SACOS DE MENTIRAS,
porque un funcionario no te dice ¿con IVA o sin IVA?
porque un funcionario no tiene paraísos fiscales
ni coches oficiales
ni papeletas electorales compradas
ni otras muchas cosas que me callo...

Y lo mejor de todo es que me encanta ser funcionario,
entre otras cosas porque 10 de cada 10 personas que nos critican
pagarían por serlo.

No seremos tan malos después de todo...

¿Que qué quiero ser de mayor? Yo, profe de música, pero funcionario.

La espera, esa forma tan absurda de morirse poco a poco

20110909210927-reloj-de-arena.jpg

Vivir esperando no es vivir.
La espera paraliza el ritmo de la marea de sangre que somos.
Crea una red espinosa donde se acumulan expectativas, sueños y temores prospectivos, y comienza a pesar sobre el pecho del que aguarda.
Es interumpir el avance de la bala liberadora una vez que se ha apretado el gatillo, intentando el milagro del repaso, de volver a repetir algo que ya está en curso.
Una aspiración tan vana como desesperante.
Vivir esperando no es vivir.
Sentarse y dejar de hacer cosas pretendiendo que lo otro, el no yo, actúe por nosotros, ya sea para ayudarnos o para castigarnos, es absurdo.
Incluso la pasividad de la perra en celo, receptiva, esperando la embestida del macho, está llena de una actividad latente, la que reside en haber dado luz verde al coito.
La espera en la vida desespera al vivo.
Estar mirando el reloj una y otra vez, convenciéndose de que más de quince minutos es casi un delito imperdonable que acabaremos perdonando, no es vivir.
Contar los meses que pasaron desde que pedimos vez en el médico y notar cómo aquel bulto crece poco a poco es acomodar el sofa al culo de la muerte que llega llamando desde el portal, marcando con la aldaba del temor incipiente la puerta de nuestra euforia, que una vez abierta dejará escapar a la esperanza.
El que espera, paradójicamente, desespera.
La vida atada a la estaca se atasca, entumece las venas y arterias, seca poco a poco el flujo natural de magma y abre paso al erial del alma.
Vivir esperando es esperar la muerte, comprar boletos en esta vida para garantizarse un lugar en el cielo cristiano, pero si uno se mantiene al margen de esas supercherías pretenciosas le queda tan sólo la certeza de la temporalidad que nos acota.
Por tanto, si somos tiempo, no podemos paralizarnos esperando.
No podemos ahorrar en felicidad, es absurdo.
Debemos derrocharla, compartirla, extenderla como lo hace e vientre de la granada cuando se abre con la tijera y deja caer sus granos rojizos.
No aplaces un orgasmo para un mañana que a lo mejor no llega.
No encierres en un cerdito de barro tus mejores momentos, tus trocitos de presente, tus potencialidades... Puedes dejar un poquito para mañana, pero nunca sepultes tu juventud para asegurar una vejez digna.
Los planes de pensiones son asuntos de bancos y otros zombis moribundos, a nosotros nos queda todo lo demás: el precioso ahora que en poco tiempo extrañaremos.
Bailemos un tango con el ahora, ciñamos nuestra cintura a la suya y bailemos hasta caer derrotados, porque vivir es abrir camino entre las hierbas altas, con las manos desnudas, el corazón bombeando como un loco y el cerebro registrando información.
Antes de que nos demos cuenta nuestras piernas dejarán de avanzar tan rápido, nuestro corazón se oxidará y nuestro cerebro tendrá demasiados papeles escritos que ya no sirven de nada.

Yo no pienso esperar ni un segundo más para sentir que siento, para saber que sé, para enmarcar cada instante entre chorritos de limón que aquilatan copas y hielos que tamborilean deshaciéndose en el gintonic.

El ayer es historia, el ahora es efímero, al mañana no existe.
Abraza a la chica que siempre es ahora, bésala, dile lo que tengas que decirle, escoge tu canción y atrapa entre mordiscos en el cuello y giros de cintura su tallo, que el mar nunca sacie tu sed ni el cielo emborrache tus pupilas con estrellas. Siempre hay alguna nueva por conocer, y la mayor parte pueden no existir en el momento en que aún las vemos...

Crucifica a Dios cada día, enciérralo en la hucha del cerdito de BBVA de cuando tu tío trabajaba allí, cierra la puerta de la vergüenza con todos tus complejos allí dentro y vuela en la alfombra voladora del YA.

Quevedo decía que moría cada día un poco más, que ya había enterrado a varios Quevedos a lo largo de su vida.
Yo creo que cada día, cada instante, nace un nuevo David, y que en todo momento tengo la opción de reconstruirme. De intentar mejorar siempre, de intentar querer más a los que realmente lo merecen.
Vivir no es esperar (wait),
esperar (expect) a veces es desear (desire),
vivir sí es desear,
pero desear haciendo, no esperar a que algo llegue por sí solo.

VIVEEEEEEEEEEE

09/09/2011 21:09 davidov3 #. Mis escritos No hay comentarios. Comentar.

Programación didáctica del departamento de Música de mi centro para este curso

20110913181354-clase21.jpg

Cliqueando aquí accederéis a la programación didáctica de nuestro departamento de Música, en el IES Xesús Taboada Chivite.

¡¡¡Buen curso a todos!!!

13/09/2011 18:13 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.

Lo que mis alumnos de este año deben saber sobre la programación

20110913182055-musica06.jpg

Este año daré clase en 3º ESO, en 4º PDC y en 1º Bachillerato, por lo que he decidido fragmentar la programación didáctica del departamento y ofrecer a cada uno lo que le interesa saber sobre cómo va a ser este curso.

Cliqueando aquí accederás a la información de 3º ESO.

Cliqueando aquí accederás a la información de 4º PDC.

Cliqueando aquí accederás a la información de 1º Bachillerato.

13/09/2011 18:20 davidov3 #. Música No hay comentarios. Comentar.

"El mito de don Juan en el cine español: Antonio Mercero"

20110913200217-don-juan.jpg

Arriba tenéis el trabajo que defendí en Madrid el 23 de marzo de este curso, para obtener el DEA (Diploma de Estudios Avanzados) en el programa de doctorado de la UNED de "Literatura española y literaturas europeas". El profesor que dirigió mi trabajo fue Francisco Gutiérrez Carbajo.

Mi tema de trabajo era "El mito de don Juan en el cine español: Antonio Mercero y Don Juan, mi querido fantasma".

13/09/2011 20:02 davidov3 #. Literatura No hay comentarios. Comentar.

Esta Xunta apesta cada día un poco más

20110914122635-apestar.jpg

Esto es alucinante. A-LU-CI-NAN-TE.

El día de hoy ha traído muchas sorpresas, por supuesto todas desagradables.

Por una parte, las notas de la escuela oficial de idiomas de Ourense, en concreto (como siempre) los de INGLÉS.

Por otra parte, la adjudicación definitiva de destinos provisionales de esta Xunta que Dios nos ha dado, y que Feijóo y Jesús Vázquez se encargan de estropear todo lo que pueden, cada día un poquito más.

Empiezo por la llantina de siempre: en la EOIOU (Escola Oficial de Idiomas de Ourense), concretamente en el departamento de inglés (sí, ese que odia que la gente que estudia apruebe, y al que tanto le gustan los putos decimales con los que machacan a los alumnos que creen que siempre seguirán teniendo), se acaban de cargar a una conocida mía porque en una de las cuatro pruebas (el writing, que viene siendo la redacción) sacó un 14,5 sobre 25, y el aprobado está en el 15.

VAMOS A VER QUÉ COÑO PASA CON USTEDES, por favor, a quien se le diga no se lo cree... Una chica que estudia en la modalidad a distancia (el "That´s English!"), que busca tiempo de donde no lo tiene para intentar superar las cuatro destrezas, aprueba en junio las dos más difíciles (listening y reading, o lo que es lo mismo, audición y lectura), se tira todo el puto verano estudiando como una campeona, aprueba en septiembre el speaking con un 19/25 (la prueba de conversación, y esa nota viene siendo un 7 sobre diez) y la cargan con todo otra vez por 0,5 en la redacción...

Ojalá, ojalá, ojalá haya tanta gente enfadada con ustedes que algún año se encuentren con la matrícula en blanco. Es lo que se merecían, por cabrones, que es lo que son. Ya el año pasado no tuvieron los cojones de suspender al 90 por cien del alumnado en la EOI de Santiago por la amenaza de que enviarían una carta a la prensa, y tuvieron que volver a corregir todas las redacciones (lo cual dice mucho de su profesionalidad a la hora de corregir, eliminando exámenes porque hay una palabra de más, por ejemplo).

Si hace unos años el título de la EOI no valía para prácticamente nada, no te abría puertas, no se tenía tan en cuenta en los baremos... Pero ahora que sí se puntúa, ahora que el bilingüismo castellano-inglés parece la cima de la cumbre, nos permitimos joder a diestro y siniestro a tantas y tantas persons que realmente se lo han currado.

Ojalá algún día se arrepientan de lo mal que lo están haciendo todo ahora, no se puede morder la mano que nos alimenta, y aunque el departamento de inglés de la EOIOU tenga más de 15 profesores, a lo mejor algún día la gente acaba hasta los cojones de tanta insolencia, de tanto despotismo. ¿Dónde está diferencia entre un 14,5 y un 15? ¿Una coma mal puesta? Y sin embargo esa alumna tendrá que volver a presentarse A TODO otra vez el curso que viene. Asco, me dan puto asco.

El otro tema aún es peor. Sí, sí, flipad en colores y poneos el cinturón porque vienen curvas.

Voy a hablar tan sólo de tres casos: una amiga mía que es profe de filosofía, una amiga mía que es profe de lengua y unos cuantos amigos míos que son profes de música.

Todos han aprobado su oposición (cada uno en su año, pero todos y con plaza). Todos estuvieron con destinos provisionales un par de años, incluido este.

Empiezo por mi amiga de filosofía: ¿os habéis fijado en que la Xunta ha quitado una hora semanal a esta asignatura en 2º bachillerato? Sí, sí, esa asignatura que TODOS los alumnos de bachillerato tienen que estudiar elijan lo que elijan. Y sin embargo, en otro acto de generosidad feijoniana, les han dado la opción de ofertar optativas como "Antropología", "Filosofía y ética del derecho"... Vamos a ver, ¿alguien se cree que vaya a ser posible conseguir que 10 alumnos como mínimo pidan esta optativa si casi no tienen la asignatura matriz?

Es un engañabobos: te quito una hora y te doy cuatro... si las consigues!!

Por otra parte, las nuevas superasignaturas (me refiero a Educación para la ciudadanía, por ejemplo) las pueden dar, casualmente, el departamento de filosofía y TAMBIÉN el de historia.

Pues bien, el resultado es que en mi instituto hay este año sólo UN profesor de filosofía, TRES de religión y SEIS de historia.

Como a la asignatura de historia no hay dios que le eche mano (en todos los cursos hay alguna asignatura de este departamento) pues jodemos la asignatura débil, esa tan peligrosa en la que los alumnos aprenden a pensar, a cuestionarse el poder establecido, las normas y los despotismos... Qué poco le gusta a la Xunta del PP que nuestros alumnos piensen...!!

El resultado palpable en la resolución que salió hoy en la página web de la Xunta es que mi amiga, con una oposición aprobada, no tiene adjudicado ningún destino. Es decir, estará todo el curso cubriendo bajas. COJONUDO, SÍ SEÑOR, BUEN SISTEMA. ESO CALIDAD EN LA ENSEÑANZA PÚBLICA Y LO DEMÁS SON HOSTIAS EN VINAGRE.

El caso de mi amiga de lengua también es acojonante: lleva en Verín tres años, y este año pidió su asignatura con dos afines (latín y gallego), y le adjudicaron provisionalmente la plaza del primer destino que pidó. En la resolución que salió ayer a las 23:35h de la noche (caramba, por una vez madrugaron un poco!!) la mandaron a tomar por culo a otro centro, porque su plaza fue ocupada por un profesor de galego con afines castellano y latín... ¿¿Alguien me puede explicar esto?? Si el centro pide un profesor con 12 horas de lengua y afines (4 de latín y 3 de gallego, creo que era), ¿¿cómo pueden adjudicarle esa plaza a otro profesor??

La solución, como siempre, en Santiago: tenían tantos profesores de lingua galega que colocar que retocaron (RETOCARON) los perfiles de los profes de lengua. Así de fuerte, así de pepero. Flipo.

Calidade do ensino público forever!!!

El caso de los profes de música (muchos, pasan de la decena) es que siendo miembros del cuerpo de secundaria, les adjudicaron como destino conservatorios...

Vamos a ver, una cosa es que en las oposiciones de conservatorio de hace veinte años tuvieran que ser tribunales los profesores de música d elos institutos porque no había suficientes titulares con plaza. Es chungo pero pase.

Otra cosa es que en el sistema transitorio que tantos interinos ha colado en las plazas de conservatorio (muchos de ellos merecidamente, eh? que quede claro) los miembros de los tribunales de un instrumentos fueran de otras especialidades... ¿Por qué? Y a se sabe, si un trompetista oye tocar a un pianista, seguro que le pone más nota en la prueba de tocar que si le escucha otro pianista...

Pero lo que ya se sale de madre es que a uno lo cambien de cuerpo para ejercer su trabajo. ¿Qué será lo próximo? ¿¿Profesores de literatura en la NASA?? Eso le daría un aire más humanístico, claro...

Nos la están metiendo doblada, una y otra vez. A veces gemimos un poco, pero siempre dejamos que sigan con las suyas.

MOVILIZACIÓN YA!!!

LA ALDEA

20110919203216-20291rua.jpg

La aldea tiritaba mientras un sol radiante regaba sus venas. El aire apenas se movía, el peso de las miradas ocultas al otro lado de las ventanas doblegaba a los recién llegados, los que habían vivido ahí desde siempre rara vez se atrevían a sonreír ante un desconocido. Era la menopausia de la villa.

Una extraña criatura que en muchas ocasiones no sabía si se desperezaba porque llegaba inexorable el amanecer o se estiraba con la resignación de quien ya no espera nada de la vida.

Un ser imbuido en sí mismo, oyendo voces lejanas que palpitaban como el corazón del dragón sobre el que se ha adoquinado una falsa calle. Un regusto a ayer que machacaba el presente, recordando como única forma de creerse aún vivo, trayendo al ahora la nostalgia de un “entonces” que nunca fue tal como se dice.

Las paredes, humilladas por los orines de borrachos y adolescentes, aún rescatan entre sus grietas trocitos de aquella actuación fabulosa, o fragmentos ya descoloridos de aquella noche de gala de hace treinta años.

Los postes de la luz, heridos cada día por las grapas que hacen públicas las muertes cotidianas, intentan deshacerse por las noches de sus ropajes dolorosos, pero al igual que Prometeo encuentran una nueva tortura cada nuevo amanecer.

Las aceras crían charcos negros, se burlan de los pantalones nuevos de quien nunca mira abajo al caminar y hacen corrillos de colillas a las puertas de los centros de salud. Curioso motín.

Los parques juegan al parchís o la petanca, paseando una vejez que aún no se rinde, y rompiendo el sinsentido de las estadísticas al mezclarse con las meriendas de los críos recién salidos del colegio, con sus ropas y uniformes, sus mochilas y sus pinturas de colores, llenos de una ilusión que no se arraiga ni contagia, y que poco a poco ella, la gran villa, marchitará.

Las fuentes son macetas de palomas, de donde salen sin vergüenza ni cuidado esas extrañas criaturas a quienes unos odian por ladronas y otros alaban por creencias. Con sus batallas de plumas y picos y alas y patas medio amputadas interrumpen los gorgoritos que el fontanero ha logrado mantener.

Esta aldea es un desierto en el que a veces pasan personas.

No seduce fácilmente, pero sabe esconder bajo el felpudo borroso donde casi no se lee “bienvenidos” las sorpresas que a algunos, sólo a unos pocos, pueden llegar a enloquecer.

Durante el día arden los brazos caídos de tantas y tantas personas de bien mientras se piden otro té, se acomodan en las terrazas por donde desfilan sus víctimas, y devoran comentarios y blasfemias.

Durante el día caen monedas en los platos, y siempre se recoge el cambio, y siempre paga otro antes que uno.

Durante el día corretean los pequeños por los suelos llenos de ceniza, mates de porros y algún que otro cristal de la noche de ayer.

Durante el día la aldea piensa que sólo es aldea, y se abandona a la monotonía de saberse vieja, y expulsa toda iniciativa que haga fluir savia nueva por sus arterias.

Cuando empieza a caer la noche, se empiezan a entrever pequeñas luciérnagas entre tantos y tantos ojos mate, se presiente cierto temblor manando de la isla durmiente, cacarean risotadas contagiosas entre aquellos que aún descansaban y entra bajando la escalera de luces, toda elegante, la Noche.

Una dama a quien tanto aborrecen todos los pajaritos diurnos que no se atreven a conocerla.

Una dama con ojos de zafiro y labios de licor café, capaz de espabilar a un faraón y enseñarle que no hay otro mundo más que este.

Una dama de la que mañana muchos hablarán, creyéndose quizá mejores que sus habitantes, dándoselas de seres más dignos, de mejor familia, más creyentes... pero obviando tercamente que la mejor película porno es la que uno mismo protagoniza, y que el agua de ayer hoy es caldo pasado.

Una dama que enamora a tantos y tantos navegantes, seres-búho, enemigos de los angelotes que aburren tantas paredes y que embarazan a tantas vírgenes sagradas para ofrecerles la recompensa de un hijo destinado a la muerte.

Esta dama no aguanta mucho en la aldea, pues hasta ella se siente a veces presionada, y (del mismo modo que la Cenicienta) se ve obligada a abandonar en cuanto suenan las campanas, que no son doce, pero sí son siete.

Como los pecados capitales, como los colores del arco iris, como los enanitos del cuento.

Una dama que ya se ha ido, pero mañana volverá, porque la aldea está muerta, pero incluso en el mayor cadáver pueden vivir muchos gusanos. 

Firmado: un gusano orgulloso de serlo.

19/09/2011 20:32 davidov3 #. Mis escritos No hay comentarios. Comentar.

"Si no es por no ir, pero ir para nada..."

20110920194027-250x187-1210160135-portada.jpg

Esta triste frase resume la filosofía de vida de tantos y tantos compañeros funcionarios que se resisten a perder un pellizco de su su sueldo para luchar por un futuro mejor.
No los critico, no los cuestiono, ni siquiera me permito la licencia de situarlos en ningún punto ideológico, ya que ni estoy en sus casas para conocer su economía doméstica ni sé hasta qué punto les puede repercutir esa sustracción salarial.
No soy quien para hacerlo y no lo haré.
Pero sí me permito la reflexión en voz alta, el pensar que sería muy triste creer que alguien que opine lo mismo que yo y que (en caso de conseguir cambios con nuestras movilizaciones) acabará beneficiándose de mi compromiso y sacrificio particular se atreva a mantenerse al margen utilizando argumentos tan falaces como: "yo me niego a que me quiten dinero para ir cuatro gatos a la huelga", "yo no le voy a hacer el trabajo sucio a la administración dejándoles que me quiten el salario de un día, que lo que quieren es dinero", "estas huelgas no sirven de nada que no va nadie", "ahora ya os toca mojaros a los profes jóvenes que nosotros ya luchamos en nuestro momento", etc.
Si uno no está de acuerdo con las motivaciones de la huelga, estoy conforme con que no se unan a la causa.
Pero reconozco que me jode un poco oír argumentos que yo diría en bocas de gente que nunca ha ido a una huelga desde que los conozco y que seguirá sin hacerlo, ya sea por vagancia o por morro. Si es por cuestiones económicas no digo ni mú.
Mi madre, que fue liberada sindical y que sigue siendo una maestra de infantil acojonantemente moderna para su edad (55 tacos), está muy jodida porque no se puede permitir económicamente un sablazo de 100 euros por cada día de huelga. Nunca la juzgaré por ello, ya que sé que es una curranta como la copa de un pino y que se ha apuntado a todas las batallas habidas y por haber. Supongo que algunos de mis compañeros podrán estar en la misma situación, aunque no tantos.
Es un derecho, no un deber, y efectivamente es el último recurso que le queda a un trabajador para exigir una dignidad laboral y un respeto hacia sus atribuciones que muchas veces peligra.
El discurso de la derecha se ancla en que los sindicatos no curran lo suficiente (cierto, pero habría que concretar qué sindicatos y en qué circunstancias, y aún admitiendo eso como una realidad no creo que una huelga tan relevante como la de mañana merezca descrédito por tan poco).
A mí me produce cierta tristeza leer que en Madrid el seguimiento de la huelga está en el 69% de promedio y sin embargo por aquí (hablo de los datos que manejo) la cosa está en el 28% más o menos.
Siempre ha habido huelgas más justificadas o menos, con las que uno se podía sentir más o menos conforme, y yo he estado en ambos lados siempre: puedo decir que me apunté a 3 de cada 4 huelgas de las que tuve noticia, pero reconozco que también puede haber quien no simpatice con la causa.
Lo que a mí me rompe es que se pueda simpatizar con la causa y se deje el trabajo sucio a los demás.
Eso me revienta.

20/09/2011 19:40 davidov3 #. TramPPas de la Xunta No hay comentarios. Comentar.

"Responsabilidad", una palabra de la que esta Xunta sabe poco

20110922095653-conselleria.jpg

Es indignante leer esto en la web de la Xunta:

"O Director Xeral de Centros, José Manuel Pinal informou hoxe que segundo os datos que manexa a administración educativa, a folga convocada polos sindicatos do ensino foi seguida por un 21,98 % dos docentes, dos que 29% o seguiron en primaria e o 15% en secundaria. O seguimento foi similar nas catro provincias galegas. Así, na Coruña foi do 20,4%, en Lugo do 16,6%, en Ourense do 25,6%, mentres que en 24,5%.

O responsable educativo agradeceu “a responsabilidade dos docentes que permaneceron maioritariamente nas clases atendendo aos rapaces”. Ademais, a Consellería valora o comportamento de todo o colectivo que fixo posible tanto o respecto ao dereito a folga como a normalidade nas aulas. José Manuel Pinal engadiu que a escasa incidencia da folga demostrou que o gran maioría do profesorado e da sociedade non comparte os motivos que levaron a convocatoria da folga “que en nada redunda na calidade educativa nin no beneficio dos escolares galegos”.

Me parece de una falsedad y de un cinismo rabiosos.

Por una parte, se agradece la "responsabilidad" a los profes que cumplieron con su deber y estuvieron atendiendo a los alumnos en la jornada de ayer.

Responsabilidad no es lamer el culo al que te golpea una y otra vez, mirando a otro lado, asumiendo que puede hacer todo cuanto quiera y que tú debes seguir aguantando indefinidamente.

Responsabilidad no es saber cumplir siempre las órdenes (me acuerdo ahora de aquel experimento con el que se explicaba el holocausto nazi como una gran red de responsabilidades redirigidas hacia el que manda, ya sabéis, lo de "yo sólo soy un mandado").

Responsabilidad es enfrentarte a quien quiere domarte y hacer de ti un perro faldero.

Responsabilidad es escupir a la cara a quien te está engañando y aún encima te acusa cínicamente de no ser responsable.

Responsabilidad es dejar que te roben 100 euros por defender tus derechos, y los de todos los que trabajan en lo tuyo aunque no estén de acuerdo con tu postura. (Y que conste que la cantidad de dinero que te quitan por ir a la huelga es superior a lo que cobrarías ese día...)

Responsabilidad es no mentir, es llamar a cada cosa por su nombre, saber que este gobierno nos está dando por culo y aún encima aplaudimos.

Responsabilidad es tener cojones.

Por otra, se agradece el respeto al derecho a la huelga y a la opción contraria, pero haciendo hincapié en que su poca reincidencia hace dudar de su necesidad.

Por lo tanto, ¿somos lo que dice la Espe? ¿somos unos pocos indignados, los de la ceja, perroflautas sin oficio ni beneficio que nos entretenemos como podemos?

De eso nada.

Nos comprometemos con una causa, la educación pública, y pretendemos arreglar las cosas.

No exigimos nada de nadie.

No obligamos ni intentamos convencer a ningún compañero de que secunde nuestra (su) causa. No.

Cada cual que actúe conforme a su conciencia y sus circunstancias. Que conste que respeto profundamente a todo aquel que no simpatice con la causa y se mantenga al margen de la huelga. También respeto profundamente a todo aquel que por cuestiones económicas no se pueda permitir una reducción salarial de 100 euros.

No se dirige a ellos mi crítica.

Pero lo que no es de recibo es que se nos tache de irresponsables por defender nuestros derechos.

La Xunta tiene lo que quería, dinero, cien napos por cada profe en huelga.

Nosotros no hemos conseguido aún nada con nuestro posicionamiento, pero no me rindo.

Que no se nos eche más mierda de la que ya nos han echado.

Resposabilidad.

¿Qué sabrá esta Xunta de esa palabra cuando coloca profesionales d euna especialidad en puestos que no les corresponden ni por oposición, ni por formación... como por ejemplo los profesores de secundaria de Música que cubren plazas de conservatorio?

¿Y cuando retoca los perfiles de las plazas solicitadas? ¿Querías un profe de lengua con afín gallego? Te doy lo contrario, un profe gallego con afín lengua, que va a dar 14 horas de bachillerato de lengua y tres de gallego. ¿Que no te gusta? Te jodes. A ver si consigo que la enseñanza pública se convierta en la puta mierda que creo que es para que todos los con pasta se piren a los concertados que, eso sí, no dejan de recibir pasta de todos...

¿Y cuando suprime a mitad de la partida una regla tan importante como que los interinos podían (ya no) permutar? ¿Cuántos interinos se habrán puesto de acuerdo con profes en expectativa para pedir lo que ellos querían y hacer una permuta que ahora, en septiembre, a lo perra, sin previo aviso, se prohíben? ¿Qué nos puede decir acerca de la responsabilidad una Xunta que se salta una Orden del 2004 donde se expone que los interinos SÍ pueden permutar?

Llamar responsables a los que se quedaron en las aulas es llamarnos irresponsables a los que secundamos la huelga.

Una Xunta como esta no está en posición moral de llamar irresponsable a ningún trabajador que haga uso de su derecho a la huelga.

Y eso no se lo consiento ni a la mano que me alimenta.

22/09/2011 09:56 davidov3 #. TramPPas de la Xunta No hay comentarios. Comentar.

¿A qué huele el presente?, nuevo poema

20110927172605-moiras.jpg

Oigo pasos no muy lejos
Lonchas de palabras caen pringosas en las palmas de las manos
y me pregunto una y otra vez
¿de dónde vienen?
¿a qué huele el presente?

Oigo pasos no muy lejos
Suenan sombras entre estrellas que expectora el cielo ardiente
donde estalla la pregunta
que me hago, ahora y siempre,
¿a qué huele el presente?

Oigo pasos, muy muy cerca
Las verdades nunca caen de aquella vid con uvas verdes
Las verdades nunca acunan roncas voces pedigüeñas
Las verdades no maduran, te hacen duro, te maduran
Las verdades son el búmeran que nunca vuelve
porque sólo lo hace la mentira
que mantenemos colgada en el tendal del tiempo
a la espera de que se rompa su última pinza.
Y es entonces cuando clama,
beligerante en su arrogancia herida,
la Zorra a la verdad sembrada por otro,
por otro cosechada,
y tan sólo por ella ansiada
y deseada y adorada
anonadada en su charco de deseo:
¿a qué huele el presente?

Oigo pasos, aquí, a mi lado,
veo la túnica de Cloto,
oigo los dedos de Láquesis,
temo el tijeretazo de Átropo.
¿A qué huele el presente?

Ya no oigo pasos.
Ya no sé si veo formas.
Ya no hay preguntas atemorizándome,
rompiendo la hamaca donde se balanceaba mi niñez
a ras de suelo,
con pantalones rotos y empapados,
agujeros en las rodilleras,
bolsillos llenos de arena y piedras y gusanos.
Ya no observo la belleza de la estatua que señala
un horizonte donde aspiraba a sentarse mi adolescencia,
junto a aquella equivocación
con nombre y apellidos,
aparato en la boca,
ojos temibles si se enfadaba
y voz de Calypso enredando a Ulises
derechito a su perdición,
con sus despedidas de chicle de menta en el portal.
Ya no oigo el rechinar metálico del tren que irrumpe en el vientre de la ciudad,
abriendo sus venas en un parto descomunal,
haciendo llegar a desconocidos y familiares
y haciendo marcharse a familiares y desconocidos
a algún lugar durante algún tiempo.
Ya no huelo las bolsas de pescado del autobús de la mañana
que torturaba a mi primera juventud
intentando llegar a lo alto de ese absurdo Olimpo llamado progreso,
carrera,
o como yo lo llamaba,
mañanas frías y solitarias en la espera sin marquesina bajo la lluvia que se reía de quienes aún no teníamos coche,
y el refugio de la biblioteca,
inmensa,
con todas sus revistas y libros y congresos,
y el horario tan largo que hacía cuadrado al reloj.
Tampoco veo las horas de estudio tenso y esperanzado,
a la espera del "sí quiero"
y no recuerdo apenas aquellas lágrimas ardientes a las dos de la mañana
de un jueves cualquiera,
a dos pasos de cumplir mi sueño,
y no recuerdo bien los pasos solitarios por el intestino
de la Bestia donde se aprenden cosas,
esos lunes de infarto con las sombras chinescas arremolinándose
en mi cabeza,
no recuerdo todo aquello,
ni tampoco el llanto oleoso y denso y petrolífero
tras la muerte de mi niña,
ángel caído de entre las Grayas griegas ciegas de los héroes,
Dama sin vagabundo,
(vagabundeaste y aún lo haces en mi corazón desierto
y aún sigues mordiendo piedras
a la espera
de que alguien tire alguna hacia el norte
y tú la encuentres, en un rato, yendo al sur,
y la traigas victoriosa
para echarte bajo el banco
donde yo leía alguna cosa).
No recuerdo, ni veo, ni oigo, ni huelo nada de eso,
porque las tres están aquí.
Y por fin, viéndome ir recto,
hacia otro lado,
sin preguntarme a qué huele el presente
me señalaron
y, triunfantes, se dijeron
"a eso huele, exactamente."

27/09/2011 17:26 davidov3 #. Mis escritos No hay comentarios. Comentar.

ROMANCE DE LA DAMA AUSENTE

20110929112000-la-muerte.jpg

Un rosario de cien cuentas
degollaba a la invitada,
describía en su figura
un algo, un halo, una coartada,
nadie la hubiera llamado,
nadie sabía su camada,
seca y alta, un ciprés,
observaba anonadada
los rigores invernales
con que algunas tiritaban,
las miradas escondidas
con que a ella la perfilaban.

Un rosario con cincuenta
negras cuentas, otras blancas
asomaba por su escote
-¡qué imprudencia¡- mala baba,
todas brillan chispeantes
mientras caen horas contadas,
el evento pasa presto
no hay furor, hay sólo calma,
su sombrero tapa el rostro
pero asoma su mirada
bajo el tul de negra noche
que hunde en fango a la milana,
boca prieta, no hay aliento,
sólo el viento la acompaña
agitando un poco el velo
asomando la guadaña.

Un rosario con cien cuentas
traquetea una balada,
reunidos, todos lloran,
cae la oscuridad templada,
besa sus manos con dudas
y los arrastra a sus casas,
nadie espera una respuesta
sólo hay caja, tierra, nada,
y la noche donde brilla
una luna ensimismada
que no osa a toserle
a la eterna solitaria
mientras coge entre sus dedos
otra cuenta, no oye nada.

Un rosario con cien cuentas,
una dama oscura en ascuas,
una niña que vigila
escondida tras las ramas
del ciprés donde sus padres
la encontraron hace nada,
una niña que no llora
aunque sola vaga y anda,
Mira lejos, ya no hay gente,
se le acerca a aquella dama
misteriosa en el entierro
absurdo donde se brama,
donde llora hasta el borracho
que no entiende lo que ama,
donde caen otoños secos
entre roja hojarasca,
donde ata su pena al cielo
el que tan sólo quiere pasta,
un entierro con dos padres
que no volverán a casa
porque su hija, la pequeña,
se perdió en aquella plaza,
porque un día descubrieron
que el amor no siempre salva,
porque juntos entendieron
que la muerte siempre llama.

Un rosario con cuarenta y
nueve cuentas aún muy blancas
brilla triste entre las puertas
donde se oxida el mañana,
una verja muy oscura
donde asoman almas cándidas,
cementerio de menores
donde el llanto no se apaga,
donde beben unicornios
y se ríen poco las hadas,
donde se pasea la muerte
elegante, una dama
bien vestida, respirando
versos viejos en la lama.
Cae la noche, caen los párpados,
sólo se oye en lontananza
a aquel triste y fiero cuervo
que en las sombras la desahucia.

Una cuenta, una vida,
vaya un trato, ¡qué patada!
Otra cuenta, otra niña,
que en la noche sola vaga.
Va buscando al triste cuervo
por tocar su pluma esclava
de una noche que no duerme,
de una vida que no acaba,
y al oído, muy bajito,
dice juegos de palabras.
En su ciénaga tranquila
aún redoblan las campanas,
un romance, una historia,
una vida transatlántica,
cae la noche, cuentas hechas
sólo queda una palabra:

FIN

29/09/2011 11:20 davidov3 #. Mis escritos No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris